Compartir

 

BAJO LA MISMA ESTRELLA. Analizamos su adaptación. Cine para leer en el Palomitron.

 

Con el boom del movimiento literario young adult latente desde hace años, resulta difícil pensar en nuevos bestsellers que, fieles a las premisas del ya considerado género, supongan una innovación respecto a lo que el público juvenil ya ha leído. Con vampiros, hombres lobo y futuros utópicos agolpándose en librerías y cartelera, comienza a surgir una nueva tendencia por volver a las raíces del género, a los clásicos temas que conformaban las historias que nuestros padres y abuelos leyeron en su adolescencia. A evitar, de alguna forma, que lo natural se convierta en lo que hoy parece ser, sobrenatural, y hacer que este último recupere todo el sentido de su palabra y término.

Youtuber desde 2007, escritor desde 2005, JOHN GREEN crea desde hace casi una década una bibliografía particular centrada en el propósito anterior y catapultada toda ella al número 1 en ventas. Inspirado en otros autores como STEPHEN CHBOSKY y su LAS VENTAJAS DE SER UN MARGINADO, centra en la incomprensión adolescente y los problemas juveniles su punto de partida, y en su tono realista y humor negro su camino hacia el éxito. Y así, tras obras como LOOKING FOR ALASKA o PAPER TOWNS (CIUDADES DE PAPEL), todos ellos próximamente adaptados a la gran pantalla, logra la obra culmen de su aún corta y prometedora carrera, éxito en ventas, taquilla y en el corazón de millones de adolescentes y no tan adolescentes, THE FAULT IN OUR STARS (BAJO LA MISMA ESTRELLA).

Publicada originariamente en 2012 de la mano de Dutton Books, y llegando a nuestro país en 2013 gracias a la labor de Nube de Tinta, sello de PENGUIN RANDOM HOUSE, el estreno de su adaptación cinematográfica y la consolidación de ésta como éxito entre público y crítica, historia del cine actual al convertirse en una de las películas más rentables de las últimas décadas, prueba la estrecha relación siempre existente entre cine y literatura. No es, ni era de extrañar. Más de un millón de copias vendidas, primer puesto en la lista de superventas del New York Times durante siete semanas  o la adaptació del libro a más de diez idiomas prueban el buen hacer de JOHN GREEN en el género y el gusto del público por historias más naturales y cercanas.

 

BAJO LA MISMA ESTRELLA. Analizamos su adaptación. Cine para leer en el Palomitron.
Van ya más de 7 millones de ejempleroes vendidos en todo el mundo

 

Narrada por su protagonista, BAJO LA MISMA ESTRELLA nos cuenta la historia de Hazel Grace, una adolescente que padece cáncer de tiroides y, resignada a vivir su vida entre reality shows, libros y su destacable ironía, es obligada por sus padres a asistir a un grupo de apoyo para jóvenes afectados por su misma enfermedad. Allí, entre otros, conoce a Augustus Waters, recuperado desde hace año y medio de su osteosarcoma y con una pierna amputada a raíz de ello, con el que comenzará una natural e icónica relación que cambiará a ambos.

Con una premisa interesante, GREEN no se recrea en el dolor y el padecimiento que una enfermedad como el cáncer acarrea en sus víctimas, más en personas de tan corta edad como Hazel, sino que parte de la naturalidad. La protagonista tiene cáncer. Lo sabe. Lo acepta. Pero no se resigna. Hay mucho por vivir y por explorar, y consciente del tiempo del que dispone, Hazel está dispuesto a disfrutarlo. La madurez con la que esta narra la historia supone una lección de vida para todo aquel dispuesto a leer la novela, tan progresiva como la relación que comienza a crearse entre Augustus y Hazel. Auténtica medicina para ella, Augustus la hace mejorar, la lleva más allá de sus límites y, ante todo, la hace plenamente feliz. Su ironía, su humor negro, todo aquello que llega a divertir y encadilar al espectador y al lector son meras barreras y lecciones que un adolescente de tan sólo dieciocho años ha tenido que aprender de la práctica, más que de la teoría, forzosamente a lo largo de su vida.

Linealmente centrada en la historia que se desarrolla entre ambos, y en las enfermedades y problemáticas individuales de cada uno de ellos, encontramos que GREEN resta protagonismo y difumina a los personajes secundarios que en BAJO LA MISMA ESTRELLA aparecen. Con la misma maestría literaria con la que nos regala frases y fragmentos destacables, describe ampliamente a caracteres como los padres de Hazel, Van Houten, escritor favorito de Hazel y posteriormente de Gus, o Isaac, amigo de ambos y también padecedor de un cáncer que le hace quedarse ciego. Y, sin embargo, son ellos los que, en esta gran tela de araña que atrapa, terminan hilando finamente un desenlace tan inesperado como acorde con el nivel al que GREEN nos somete a lo largo de la trama.

Decía GREEN que el título del libro fue inspirado por la famosa frase de JULIO CÉSAR, de SHAKESPEARE, cuando Casio dice “¡La culpa, querido Bruto, no es de nuestras estrellas, sino de nosotros mismos, que consentimos en ser inferiores!”. Quizás la culpa no sea de las estrellas. Ni de GREEN. Ni de Hazel, o Gus. Quizá la culpa sea de nosotros mismos, al someternos a semejante catarsis emocional, y disfrutar del dramático placer que ello supone. Sabemos lo que leemos. Sabemos la sencillez y la ligereza de una obra que esconde tanto dolor como placer. Y, por unas razones o por otras, no podemos dejar de sucumbir a ello. Al igual que esperamos nuevas obras del ya consolidado GREEN, esperamos que Nube de Tinta tenga éxito con esta publicación y las siguientes, abriendo camino a obras de este tipo que crítica, mercado, y ante todo y primariamente público, tanto necesita.

 

 

NOVELA VS PELÍCULA

 

BAJO LA MISMA ESTRELLA. Analizamos su adaptación. Cine para leer en el Palomitron.

 

Existen grandes películas que son nefastas adaptaciones y existen grandes adaptaciones que terminan resultando nefastas películas. En un camino intermedio y cercano a lo destacable, BAJO LA MISMA ESTRELLA aúna adaptación y producción en un proyecto capaz de contentar tanto a lectores como no lectores, convirtiéndose no sólo en una buena película, sino también en una gran interpretación de su inspiradora novela. Exacta en esencia y casi en contenido, BAJO LA MISMA ESTRELLA se limita a trasladar todos los elementos que la han hecho merecedora de su título de bestseller, a un nivel completo, tanto en escenas, como trama, o guión (supervisado por el propio GREEN). De hecho, es notoria la sensación a lo largo de la película de pensar que el reparto se está ‘limitando’ (sin restar mérito a su labor) a leer el libro homónimo punto por punto, con las ventajas y desventajas que eso conlleva.

Encontramos las diferencias entre ambas en los detalles. Esos que pasarán desapercibidos para muchos pero que los más fieles lectores echarán en falta. Nada de comparar Gus a Hazel con NATALIE PORTMAN, su NATALIE PORTMAN de V DE VENDETTA, nada más conocerla. La ausencia de comparación con la actriz es la misma que la que la película termina eliminando con la exnovia de Gus. Totalmente ausente en la trama de la adaptación, en el libro observamos como Hazel piensa repetidamente que el parecido físico entre ambas es impresionante, a excepción de los ojos y la piel, mucho más morena. Ojos como los de Augustus, carentes de ese azul que tanto y en tantas ocasiones menciona Hazel a lo largo del libro. Un libro que da hincapié en pequeños detalles y presagios como las conversaciones entre Gus e Isaac, que la película de Augustus comience antes de la de Hazel, o que sea él quien siempre cuelgue primero.

Detalles. En mayor o menor importancia, la película y la novela se diferencian en esos simples detalles, que sí pueden resultar notables para los lectores de la novela. Con mayor carga emocional que el libro, la adaptación cinematográfica de BAJO LA MISMA ESTRELLA nos sumerge en su comienzo en un viaje por la sufrida niñez de Hazel que el libro no recalca, así como un final ligeramente cambiado en su contenido para conmover y dar un mayor sentido a las bromas e historia interna de ambos protagonistas. Una historia natural, profunda, conmovedora y única, que pese a ser plasmada de forma fiel en la gran pantalla, conviene leer para encontrar su verdadera dimensión tras cada una de las páginas. Una historia que, de haber sido leída ya, conviene ver en pantalla para encontrar su justa interpretación tras la mirada de SHAILENE WOODLEY, ANSEL ELGORT y el resto del reparto. Una historia que, ante todo, conviene conocer de una u otra forma, y que, tras su final abierto, nos dejará con las mismas ganas de conocer más sobre el desenlace, como las que tenía Hazel tras el final de UN DOLOR IMPERIAL, y como las que tenemos nosotros de seguir leyendo más obras de JOHN GREEN.

 

 

Lydia Martínez

1 Comentario

Dejar una respuesta