Compartir

El Palomitrón - Atlanta

Si hay un Globo de Oro que no nos ha sorprendido demasiado es el de Mejor comedia para Atlanta. La serie de FX (emitida en España por Fox) ha gustado mucho a la crítica norteamericana desde su estreno el pasado otoño. Además, era la única debutante de su categoría y a la Asociación de la Prensa Extranjera le gusta mucho premiar la novedad (The Crown en drama este mismo año, sin ir más lejos).

La comedia creada, codirigida y protagonizada por Donald Glover (quien también se ha llevado el Globo de Oro a Mejor actor de comedia) es una de las propuestas más estimulantes de la temporada y ya ha sido renovada por el canal de cable para el próximo año.

Atlanta, desarrollada en la ciudad que le da nombre, cuenta la historia de dos primos que intentan hacerse un hueco en la industria del rap. Aunque realmente la trama principal es un vehículo para tratar otros muchos (y más interesantes) temas como el racismo, las fórmulas del éxito, el machismo, la desigualdad o el muy actual debate sobre los límites de la libertad de expresión.

De hecho, cada episodio es un pequeño universo casi independiente que no guarda demasiada relación con los anteriores. Conforme avanza la temporada, Glover se permite experimentar con las narrativas y acierta en no encorsetar a la serie en un único patrón de desarrollo.

La ficción forma parte de esa nueva ola de comedias que no necesariamente pretenden hacer reír y que son categorizadas en el género más por su duración (entre 20 y 30 minutos por episodio) que por su tono. Pero cuando Atlanta quiere sacarte una sonrisa, lo consigue.

Zazie Beetz - El Palomitrón
Zazie Beetz

Si hubiera que destacar un tema vehicular en la primera temporada sería el salto hacia la madurez de sus protagonistas representado a todos los niveles: la paternidad, la conciencia de clase, la vida profesional o el empoderamiento afro. Precisamente el episodio protagonizado por Zazie Beetz sobre el racismo entre afroamericanos es uno de los más brillantes de la serie. 

Comedia, racismo y microracismos

La ficción televisiva norteamericana empieza a ampliar su mirada sobre el racismo. Tras decenas de representaciones de la esclavitud o del Ku Klux Klan en las que los perfiles bueno/malo quedaban definidos desde la misma premisa, creadores como el propio Glover, John Ridley (American Crime) o Issa Rae (Insecure) están apostando por contextualizar y buscar el germen de la desigualdad étnica en Estados Unidos. Esta última ha sabido contar con mucha comedia e inteligencia cómo hasta en un entorno a priori amigable (un centro de trabajadores sociales) se escuchan comentarios racistas a diario. Es lo que se comienza a entender como microracismos: expresiones y actitudes racistas de baja intensidad que habitualmente pasan desapercibidos pero que hacen mella en la convivencia.

Issa Rae - El Palomitrón
Issa Rae

Black-ish (ABC), la primera sitcom protagonizada por afroamericanos en más de una década, recibió numerosos elogios por un episodio de la pasada temporada (Hope, “esperanza” en español) en el que toda la familia discutía sobre los numerosos casos de brutalidad policial contra ciudadanos negros en los últimos años. Precisamente su protagonista, Tracee Ellis Ross, también ha ganado el Globo de Oro a Mejor actriz de comedia en un año con mucha presencia afroamericana en el palmarés. En Hope se representaban con mucho acierto las distintas percepciones que los miembros de una misma familia pueden tener sobre el racismo y cómo combatirlo.

La mezcla de originalidad en la narrativa y acierto en el tono y los temas han colocado a Atlanta en una posición privilegiada en la temporada de premios y, junto a otros fenómenos de crítica o audiencia como The people V. O. J. Simpson, FargoThe Americans, American Horror Story e incluso la reciente Taboo han llevado a FX a una época dorada en la que disputa la hegemonía de la todopoderosa HBO.

Fon López

No hay comentarios

Dejar una respuesta