Compartir

 

annie0

 

El cine ya ha ofrecido varios niños huérfanos a los que un golpe de suerte les pone en situación privilegiada. El más cercano es HARRY POTTER y su mundo mágico. Sin embargo, no dejan de enseñar que no hay que dejarse llevar por lo que supuestamente el destino nos tiene preparados. Eso bien lo sabe una niña muy espabilada llamada ANNIE porque, como bien asegura “la suerte es para los tontos”, y actúa para que su vida no sea tan tediosa dentro de lo que le ha tocado vivir: abandonada por sus padres delante de un restaurante, vive en una casa de acogida con otras cuatro huérfanas en Nueva York —la ciudad que nunca duerme y sirve para establecer cualquier trama fílmica que se precie—. Las calles de la urbe servirán en más de una ocasión como escenario de las canciones y serán testigo de cómo la fortuna de la joven cambiará a causa de un choque.

Este musical está dentro de otro nuevo género muy típico hoy en día en Hollywod: los remakes. Claro que la primera ANNIE en cine era de 1982 (hubo también una versión en 1999 para la televisión americana), y esta, pese a que pierde algo de naturalidad, queda bien avenida. Y bien actualizada: Youtube, GEORGE CLOONEY, los tweets, etc. son mentados en el metraje.

 

1111746 Ð ANNIE

 

La encargada de dar vida a la huérfana cantarina es QUVENZHANÉ WALLIS. Hace un par de años se comió a medio mundo haciendo BESTIAS DEL SUR SALVAJE. A su vera está JAMIE FOXX, tan camaleónico como siempre, que queda perfecto como magnate de las telecomunicaciones. El que fuera DJANGO ahora se llama Will Stacks y es aspirante a alcalde; es “un tipo guay aunque él no lo sepa”, como bien le define la niña protagonista. A CAMERON DIAZ (EL CONSEJERO, UN PLAN PERFECTO) le toca el rol muy estereotipado y es la que peor parada sale. ROSE BYRNE (MALDITOS VECINOS, LOS BECARIOS) carga con el de “hada buena” de la cinta: es Grace, la mano derecha del Sr. Stacks, un papel que a la australiana le queda como un guante. A BOBBY CANNAVALE (CHEF, BLUE JASMINE) le toca ser el asistente competitivo que mira por el poder, y se pasa con la sobreactuación en más de una escena. DAVID ZAYAS, visto en DEXTER, resulta simpático dentro del interesante elenco. Y brutal es el cameo de ASHTON KUTCHER y MILA KUNIS haciendo una parodia breve pero muy lograda.

La batuta la lleva WILL GLUCK, ya experto en hacer comedias comerciales (CON DERECHO A ROCE, RUMORES Y MENTIRAS). La acción se sigue muy bien, aunque el desenlace se resuelve muy rápidamente. Al público, infantil o adulto, no le cuesta entrar en el argumento —contado con un guion muy elemental— con semejante historia abierta y bien llevada. Con mucho exceso de azúcar, sin duda.

La historia de ANNIE, la primera versión, es una gran opción para adentrar a los más pequeños en el género del musical. Como casi siempre suele pasar, la primera es mejor, y la presente se aleja mucho de la que dirigió JOHN HUSTON. La nueva hace lo que puede, cambia varios detalles y añade alguna que otra canción.

 

annie 3

 

Los números donde solo hay adultos pierden mucha chispa y frescura. Los actores, que se sabe que son buenos, no están a la altura en los momentos musicales, cosa que las pequeñas del elenco sí. La actuación de ellas en su cuarto es la mejor de la película, y con la versión original se podrían apreciar mejor unas actuaciones, que pierden fuelle por el doblaje (a excepción, eso sí, de la voz española de MARÍA PARRADO, ganadora de la pasada edición de LA VOZ KIDS, que sí sabe quedar a la altura y hace una buena labor con la protagonista mientras canta).

Y como se señalaba al inicio de esta crítica, su lección no se queda en la de un mero cuento de hadas: explica que hay que luchar, que hay que sacarse las castañas del fuego por muy buenas que sean nuestras circunstancias. Enseñanzas típicas aparte, el mensaje infiltrado que presenta el filme es, ante todo, inquietante: ese que habla sobre la poca privacidad de las personas dadas las tecnologías presentes, aunque presten una gran labor —como bien muestra el argumento—. ANNIE da lo que tiene que dar a los más pequeños, y aunque la novedad vino de la mano de la primera, esta versión no es mala opción para los pequeños.

 

 

LO MEJOR:

  • Altas dosis de entretenimiento para los chavales más pequeños
  • En la versión española, MARÍA PARRADO da una buena interpretación

LO PEOR: 

  • La chispa que había en 1982 queda disipada en la actualidad
  • El resto del doblaje en los números musicales
  • CAMERON DIAZ (sin que los demás actores hagan soberbias actuaciones, a su lado son todos dignos de Oscar)

 

 

María Aller

No hay comentarios