Compartir

 

 

iout2

 

Después de ver DEL REVÉS (PETE DOCTER, RONALDO DEL CARMEN, 2015) es imposible no acordarse de la maravillosa serie de animación francesa  ÉRASE UNA VEZ LA VIDA que triunfó a finales de los años 80, y en la cual se humanizaba el funcionamiento del cuerpo humano. ¿Quién de aquella generación (y de las más recientes, que aún siguen visionando esta fantástica serie) no recuerda aquellos glóbulos rojos que paseaban por todo el cuerpo llevando pompitas de oxígeno, o aquel centro de coordinación del cerebro con el sabio barbudo al mando?  Yo sigo utilizando esa serie de dibujos animados como material de apoyo en clases de psicología, ya que refleja de una manera sencilla cómo funciona nuestro cuerpo y nuestra mente.

Con una tecnología mucho más avanzada, la dos grandes productoras de animación de nuestros días, PIXAR y DISNEY, nos muestran el cerebro por dentro con un formato mucho más adaptado a los tiempos actuales, con unos medios abrumadores (la evolución de la animación si nos ponemos a comparar, eso es indiscutible) pero lamentablemente con una superficialidad mucho mayor si la comparamos con la popular serie de animación que nos acompañó durante nuestra infancia. Y sí, no debemos olvidar que DEL REVÉS es una película dirigida al público infantil y como tal nos presenta conceptos fantásticos como el de los sueños (divertidísimo), el de la imaginación (ese amigo imaginario y su novio ficticio), el lugar del miedo, el vertedero  del olvido, o esas islas construidas a base de recuerdos esenciales que se van desmoronando poco a poco, pero no por ello debemos olvidar procesos claves que son obviados en la estupenda cinta de PIXAR y DISNEY.

 

erase
Imposible no recordar a los protagonistas de ERASE UNA VEZ LA VIDA

En DEL REVÉS las emociones  son representadas por simpáticos personajes de colores en el cerebro de la protagonista de 11 años, Riley. Ira, Miedo,  Asco , Tristeza y Alegría conforman las emociones básicas (aunque hay diferentes estudios que excluyen el asco de esta clasificación). Se quedan fuera  las emociones secundarias o emociones sociales, una derivación de las básicas en función de la personalidad de cada persona y de las diferentes situaciones a las que un individuo puede verse expuesto, dejándonos ver tan solo alguna pincelada de las mismas: vergüenza (cuando ella tiene que hablar en la clase delante de los demás), los celos (cuando su amiga le habla de  una nueva compañera), la empatía (hacia sus padres cuando les ve preocupados) o la soledad (en el instituto).

 

inside out del reves el palomitron

 

Lo que más llama la atención es el hecho de que son las emociones las que controlan toda la conducta de la protagonista de la película. El pensamiento consciente aparece como “el tren del pensamiento”, un mero transporte de ideas. De esta manera, no se produce ninguna interacción entre las emociones y el pensamiento cuando precisamente esa es la base de nuestro comportamiento. Es aquí donde más flojea el guion de la cinta, pues otorga a las emociones individualidad absoluta, cuando en realidad el cerebro es que es un complejo sistema interactivo en el que emociones y pensamiento conviven en constante relación.

Las emociones tienen un componente psicológico o cognitivo (un pensamiento) y una reacción fisiológica (aumento del ritmo cardíaco, relajación, respiración agitada….). Así, ante una situación concreta siempre se produce un pensamiento y una reacción del cuerpo. La unión de  ambos genera una respuesta motora o conducta.

 

Ejemplo emoción

  1. Situación concreta: Riley se muda.
  2. Pensamiento: No volveré a ver a mis amigas.
  3. Reacción del cuerpo: Aumento del ritmo cardíaco, presión en el estómago, ahogo…
  4. Emoción: Ira.
  5. Conducta: Llanto, gritos, enfado.

 

iout4

 

Además, en el proceso intervienen otros aspectos como la evaluación de la situación basada en experiencias previas,  las creencias, los valores de cada persona, la capacidad de autocontrol…

No hubiese estado de más que en la película de una manera sencilla hubiesen explicado el funcionamiento del sistema límbico (donde se genera la reacción física) y el lóbulo frontal (donde se genera el pensamiento), y cómo las dos partes del cerebro interactúan para explicar nuestra conducta .

Asimismo, el control consciente de las emociones negativas es la respuesta para un comportamiento adecuado. Y un ejemplo de este control, que quizá pase desapercibido como tal en la cinta,  lo vemos en el siguiente ejemplo:

 

Ejemplo control de la situación:

  1. Situación concreta: Riley  escucha que el camión de la mudanza no llega hasta pasados unos días.
  2. Pensamiento: Todas mis cosas están en ese camión. Las necesito.
  3. Reacción del cuerpo: Nudo en la garganta, calor, picor de ojos.
  4. Pensamiento alternativo: Mis padres están disgustados y al fin y al cabo solo son cosas. Tengo que animarles.
  5. Emoción: Alegría.
  6. Conducta: Jugar al hockey con sus padres.

 

inside out del reves estudio de las emociones

 

Este control es el que nos permite vivir en sociedad, adaptarnos a un entorno cambiante y construir nuestra personalidad. Pero no siempre funciona y la ira consigue a menudo romper este control para campar a sus anchas por el cerebro, haciendo que las personas tomen las decisiones más erróneas y anulando al pensamiento racional. Ese es el momento en que la niña roba la tarjeta de su madre y se marcha de casa sin analizar las consecuencias. Las decisiones tomadas cuando estamos bajo el efecto de la ira son altamente disruptivas.

Se echan en falta conceptos básicos como neurona o neurotransmisor, muy sencillos de explicar (véanse los episodios de ÉRASE UNA VEZ LA VIDA “El Cerebro” y “Las neuronas” ). 100.000 millones de neuronas y entre 100 y 500 trillones de conexiones sinápticas que en la cinta quedan reducidos a la única vía del ya mentado “tren de los pensamientos”.

Sin embargo, lo que sí nos convence es el tratamiento que se hace de los recuerdos y de ese enorme almacén de la memoria a largo plazo y cómo se puede modificar la emoción asociada a esas vivencias. Y es que cuando almacenamos el recuerdo de una experiencia siempre lo acompaña la emoción que experimentamos en ese momento. Esa emoción, que con el tiempo se va suavizando, acompañará siempre al recuerdo. Esa es una de las grandes maravillas del ser humano, no sólo recordar hechos sino recordar sentimientos y evocarlos junto al recuerdo, siendo capaces de traer al presente una emoción vivida tiempo atrás.

 

iout5

 

Pero los recuerdos son fluidos y cada vez que  los traemos al presente los podemos modificar y almacenar de una manera diferente así como la emoción que lo acompaña. Esto es un hecho que todos vivimos a diario. Y también es una estrategia adaptativa para luchar contra la culpa, el rencor o la pena  ¿Cómo podríamos perdonar a alguien si no somos capaces de disminuir  o modificar la emoción que acompaña lo que sucedió?. En el caso de Riley es al contrario, recuerdos felices se convierten en tristes al evaluar una situación como algo “Que no va a volver a suceder”

Porque… ¿Quién dijo que nuestro cerebro es perfecto?

Es al final de esta historia cuando se nos presenta a la Tristeza como la opción para solucionar los problemas de la niña. Esta visión, demasiado  optimista, en la que  la Tristeza no sería tan mala al fin y al cabo resulta muy emotiva pero poco acorde con la realidad porque cuando si usamos la Tristeza para resolver el conflicto estaríamos hablando de emociones secundarias más complejas como el amor, la empatía y la compasión. La tristeza en sí misma no sería la solución pero exponerla y sacarla al exterior buscando el consuelo sí resulta un componente vital para la resolución del conflicto.

Pese a todo, DEL REVÉS funciona como un loable ejercicio para que los más pequeños comprendan conceptos tan importantes para su crecimiento y formación como personas. Y quizá los niños no comprendan del todo la propuesta, pero a buen seguro disfrutarán de las locuras de la mente de Riley. Para los padres, la película se destapa como un instrumento inmejorable de apoyo en el constante reto de la educación. Y es que de ahora en adelante podrán usar frases como “Hija , despierta a ALEGRÍA y manda a dormir a la IRA” e incorporar a la rutina diaria los conceptos más básicos que transmite DEL REVÉS.

El concepto de DEL REVÉS es innovador y realmente atractivo, pero nunca está de más echar la vista atrás y rescatar del olvido obras fabulosas y muy completas como ERASE UNA VEZ LA VIDA, que aunque carecen del envoltorio de DEL REVÉS, gozan de un estudiado y pormenorizado estudio para enseñar a nuestros hijos cómo somos y por qué somos así.

 

Susana Martín

No hay comentarios