Compartir

Logo-Marvel-Agents-of-SHIELD

 

Ayer hablé de una serie DC en el artículo “Análisis del final de la segunda temporada de ARROW”. Y, como soy el único que puede decir del tirón “Strategic Hazard Intervention, Espionage, Logistic and Defense”, hoy me toca hablar de Marvel. Otro gran final de temporada que hemos vivido esta última semana, ha sido el de AGENTES DE S.H.I.E.L.D. Analicémoslo un poco. Pero recordad las palabras de Melissandre en JUEGO DE TRONOS: “La noche es oscura y está llena de spoilers”. Así que, si no lo habéis visto aún, leed esto por vuestra cuenta y riesgo. ¡Avisados quedáis, palabrita de WHEDON!

 

Me voy a una fiesta de disfraces de TRON.
Me voy a una fiesta de disfraces de TRON.

 

Evolución de la temporada

Si habéis seguido la serie desde el comienzo y habéis llegado hasta este capítulo, no hace falta ni deciros que AGENTES DE S.H.I.E.L.D. ha mejorado de forma astronómica desde el inicio de temporada hasta hoy. Creo que todos estamos de acuerdo en que la serie empezó algo floja, pero que, a partir de la mitad de la temporada, despegó por fin, en parte gracias a que supieron aceptar las críticas –por parte de los fans e incluso del propio STAN LEE– y utilizarlas para mejorar, en parte por ser un genuino producto WHEDON. Al principio tenía la típica estructura de serie policial episódica, un caso individual por capítulo –como CSI, CASTLE y tantas otras– sin, aparentemente, una trama horizontal que enganchara. Los que seguimos a WHEDON desde hace casi dos décadas –y somos muchos, os lo aseguro– hemos llegado a comprender que la primera temporada de cada una de sus series suele flojear bastante –a no ser que en esa serie salga NATHAN FILLION haciendo de cowboy del espacio, ejem– y que la usa más para presentar a los personajes y hacer que nos enamoremos de ellos que para contar una gran historia. Así que le damos la oportunidad, esperamos y vemos cómo sus segundas temporadas son siempre un alucine. Pero en una serie que no va dirigida sólo a Whedonitas sino al amplio público, no podemos permitirnos esto, así que hubo que recapacitar y hacer que la historia despegara por todo lo alto a media temporada. Todas las tramas horizontales que se fueron abriendo a lo largo de la temporada -¿Cómo es que Coulson está vivo después de LOS VENGADORES? ¿Cuál es el misterioso origen de Skye? ¿Fitz pensaba declararse a Simmons de una vez? ¿Qué es la Operación Ciempiés? Deathlok, tío, ¿qué haces con tu vida?– confluyen perfectamente en este episodio, que cierra la mayoría de tramas, responde la mayoría de preguntas, pero deja algunas en el tintero para que sigamos enganchados. Y la conexión de tramas entre todos los productos del universo cinemático Marvel –la presente serie, las películas de CAPITÁN AMÉRICA, LOS VENGADORES, THOR y demás– está tratada de forma tan magistral como en los cómics de los que proviene.

 

Skye se cabrea.
Skye se cabrea.

 

El capítulo en sí

Ha sido puro WHEDON. Incluso aunque no lo haya escrito él –bueno, lo ha escrito su hermano Jed, así que técnicamente sí que es WHEDON-. Hay mucha acción, pero no sólo eso. Tenemos, como decía, respuestas a todas las preguntas planteadas a lo largo de la temporada –excepto al origen de Skye, que se queda en el aire para la próxima-. Tiene todo lo que se podía esperar: Melinda May repartiendo guantazos al más puro estilo de SARAH MICHELLE GELLAR o SUMMER GLAU -¿la sumamos ya a la galería de “Chicas Joss”?-; Ward recibiendo la paliza que llevaba varios capítulos pidiendo a gritos; el retorno de Nick Furia; Fitz declarándose a Simmons; Deathlok liberándose de Hydra al fin; Skye, pese a ser probablemente el personaje más anodino y menos interesante de la serie –lo siento, Skye, es duro competir con el gran Coulson-, por fin demuestra lo que vale y se pega una triple fardada: su momento con la bomba, su llamada a Garrett y su rescate de Ace. Por otra parte, supongo que no soy el único Whedonita que tenía miedo de que nos “hicieran un WHEDON”para no fanáticos: “hacer un WHEDON” consiste en que haya una tensión amorosa que siempre va mal entre dos personajes, que estés toda la serie deseando que acaben juntos y, cuando por fin lo consiguen, uno de los dos muera de forma violenta y dramática– y que se cargaran a Fitz o a Simmons en el mismo momento en que pasara algo entre ellos. Pues no lo han hecho. Ignoro si ha sido porque el capítulo no lo ha escrito Joss en persona, o porque es consciente de que sus fans ya prevén este tipo de treta y ha querido sorprendernos no matando a ninguno de los dos… o quizás se lo reserva para abofetearnos con ellos en la próxima temporada, ¿quién sabe? Por cierto, una de las cosas que más me ha gustado del capítulo ha sido ese duelo de chascarrillos entre Coulson y Furia, a ver quién suelta la frase más chulesca mientras Garrett les amenaza. Parecía que se hubieran unido BRUCE WILLIS y MEL GIBSON en sus respectivas películas de acción de los 80. Ya que estamos con esto, ¿os parece si hablamos de Coulson?

 

Los Faemino y Cansado del universo Marvel.
Los Faemino y Cansado del universo Marvel.

 

Hablemos de Coulson

El personaje del agente Phil Coulson, creado por JOHN FAVREAU para la primera película de IRON MAN como un mero secundario gracioso, ha tenido tanto éxito que ha conseguido no sólo protagonizar su propia serie de acción, sino que encima ha sido trasladado al universo de los cómics Marvel. Que uno de los mayores héroes de acción de la tele actual no sea un guaperas atlético y juvenil sino un señor de mediana edad, bajito, con cara de buenazo, con pintas de cartero de urbanización de montaña y con indicios de calvicie en ciernes, es algo que sólo WHEDON podía hacer. Y lo mejor es que consigue que le admiremos y le veamos como a un héroe duro e implacable, como si fuera John McClane, Neo o Jack Bauer. El agente Coulson es tan bueno y tan simpático que te llega al corazón y le coges cariño, pero en el momento en que alguien se pasa con él, desata el infierno a tiro limpio y no hay nadie que pueda pararle –ni siquiera Loki-. Esas chuladas cuando se enfrenta a un batallón de supersoldados muy por encima de él –“¿Con quién tengo que hablar para conseguir vuestro corte de pelo?”, les suelta, pero eso sí, sin cambiar su risueña expresión de funcionario adorable que da caramelos de café a los niños y acaricia gatitos del vecindario-, esa escena del coche y, sobre todo, la mejor escena del capítulo y quizás de la serie entera: Cuando John Garrett resucita convertido en un terrible ciborg, como un Super-Deathlok imparable, y parece que vaya a establecer la trama de la próxima temporada, sólo para ser aniquilado segundos después por un Coulson que apenas le presta atención. Esa escena es impagable y hace que toda la temporada haya valido la pena. Así como ese discurso que Furia le suelta a Coulson, en el que declara que Coulson es un Vengador por pleno derecho y lo nombra nuevo director de S.H.I.E.L.D. ¿Acaso alguien se lo merecía más?

 

"Say hello to my little friend".
“Say hello to my little friend”.

 

También hay cosas malas…

Dejo ya de elogiar la serie porque, por mucho que haya mejorado y por mucho nivel que haya alcanzado, sigue teniendo algunos fallos a tener en cuenta, que habrá que criticar aunque, por suerte, no estropeen un resultado que por lo demás es excelente. En algunos momentos de este capítulo, los diálogos resultan forzadospor ejemplo, en la ansiada pelea entre May y Ward, si bien resulta épica, las frases supuestamente graciosillas están coladas con calzador y no eran demasiado necesarias-, supongo que es lo malo de que el capítulo no lo haya escrito nuestro JOSS. Aunque se compensa con otros grandes momentos dialécticos, como el de Fitz y Simmons bajo el mar o el discurso final de Furia. Hablando de Furia, ¿era necesario ese plano de su ojo? Ufff. No, gracias. ¿Y qué hay de las poses comiqueras? Sí, es una serie basada en un universo de cómics de superhéroes, pero no olvidemos que es una serie de imagen real y que en la vida real una pose de combate de la Patrulla-X a doble página nos daría más risa que otra cosa. Me refiero principalmente a ese último plano de Coulson flanqueado por sus agentes, con la cabeza inclinada, en una pose estática y desafiante, que parece que estén esperando que les hagan una foto para la portada de una revista de heavy metal. Me ha recordado horrores a aquella nefasta serie de 2001, protagonizada por Fonnegra de Continuum, llamada MUTANT X –que, pese al nombre, no tenía nada que ver con Marvel– cuyo capítulo piloto acababa con un plano de todos los personajes en una pose similar, callados con una música épica de fondo mientras la cámara se alejaba de ellos… durante dos minutos seguidos. Es televisión. La gente tiene mandos a distancia para cambiar de canal. No hagáis eso. Y otra cosa que aún no tengo claro si ha sido un error garrafal o una genialidad, es la aparición del hermano gemelo del agente Koenig. ¿En serio se han cargado a un personaje, luego se han arrepentido y han metido al mismo actor interpretando a su hermano gemelo? –Os recuerdo que esto ya lo hicieron en SMALLVILLE y dio bastante vergüenza ajena– ¿O acaso es un guiño friki a algo que incluso a mí se me ha escapado? ¿No será que nos van a plantar una trama sobre los SDV –Simulacros Dotados de Vida– en S.H.I.E.L.D. y esto ha sido la primera referencia? Sólo el tiempo y Joss lo dirán.

 

Ya hemos vencido a Hydra. Quedémonos así, mirando al horizonte, que aún falta media hora para cenar.
Ya hemos vencido a Hydra. Quedémonos así, mirando al horizonte, que aún falta media hora para cenar.

¿Y ahora, qué?

Los cliffhangers han estado muy bien plantados para que nos interesemos y tengamos ganas de ver la segunda temporada. El supuesto padre de Skye y su horrible aspecto –como sea un gigante de hielo, me da un patatús-, Coulson pintando misteriosas ecuaciones en la pared que tienen toda la pinta de ser un rollo alienígena enlazado con GUARDIANES DE LA GALAXIA… Todo esto apunta a qué va a pasar el año que viene. Pero hay más. Tenemos ya casi seguro el spin-off de Deathlok. Parece que Whedon tiene esa manía de coger a un personaje más bien sosillo, hacer que se aleje misteriosamente en la oscuridad con los faldones de su abrigo negro aleteando al viento y luego darle su propio spin-off en el que nos sorprende a todos convirtiéndose en un personaje mucho más interesante -¿DAVID BOREANAZ? No, no me suena-. Ya veremos qué tal sale la broma. Aunque en vistas de los planes televisivos de la Marvel actual, no parece que estén eligiendo muy bien a los personajes de sus series. ¿Deathlok, la agente Peggy Carter y Daredevil protagonizando sus respectivas series? ¿Dejar a los personajes más carismáticos, como Puño de Hierro o Miss Marvel, para más adelante, en caso de que los más flojos tengan éxito? No me parece una gran estrategia comercial, sobre todo teniendo en cuenta lo fuerte que están pegando las series de DC –ya sabéis cómo va ARROW, y ahora las series FLASH, GOTHAM y CONSTANTINE prometen de verdad-. ¿No sería más sensato poner toda la carne en el asador y lanzar series sobre los grandes personajes que atraen al público, como está haciendo la competencia?

 

Freddy Krueger featuring Cowboys vs Aliens.
Freddy Krueger featuring Cowboys vs Aliens.

 

¿Qué os parece a vosotros? ¿Qué esperáis de la segunda temporada de AGENTES DE S.H.I.E.L.D.? Todo está conectado, fanboys. ‘Nuff said!

 

Jose Sénder.

No hay comentarios

Dejar una respuesta