Compartir

 

The Kings Of Summer

 

Tres adolescentes con una relación infeliz con sus respectivos padres deciden escaparse de casa y construir una casa en el bosque, en la que vivir al margen de la sociedad y conforme a sus propias reglas. Esta es la premisa con la que el debutante JORDAN VOGT-ROBERTS ha querido hacer su particular homenaje a la adolescencia.

THE KINGS OF SUMMER consigue inevitablemente que nos vengan a la cabeza aquellas películas de adolescentes ochenteras, especialmente  CUENTA CONMIGO, porque recupera su espíritu y nos sumerge en el mundo que crea para sus protagonistas. A través de los tres personajes principales nos hace recordar sentimientos y experiencias que en su momento nos parecían vitales pero que la madurez hace ver con otra perspectiva. Destila nostalgia por todos sus poros.

El acierto de VOGT-ROBERTS es que no nos presenta la historia desde fuera, sino desde dentro, y a esto ayuda mucho el que los actores principales tengan una edad parecida a la de los personajes que encarnan y no nos ponga a actores treintañeros a hacer el ridículo.

Otro de los aciertos del director es su manera de abordar los tópicos de las películas de adolescentes, que son presentados con frescura. Sí que es verdad que nos muestra una visión en ocasiones un tanto idílica, pero lo cierto es que uno sale del cine con ganas de volver a ser adolescente. Hay algunas escenas en las que los adultos nos llegan a parecer irreales, como si los estuviéramos viendo a través de los ojos de unos protagonistas que aún no comprenden que sus padres al fin y al cabo no dejan de ser seres humanos con sus defectos y sus virtudes. Esto puede llegar a hacer que en algún momento la película se nos haga un tanto extraña.

 

Moisés Arias

 

Merecida mención especial a la excepcional interpretación de los tres jóvenes actores, todos ellos con una carrera nada desdeñable a pesar de su juventud: NICK ROBINSON (MELISSA & JOEY), Gabriel Basso (CON C MAYÚSCULA, SUPER 8) o el inmenso MOISES ARIAS (HANNAH MONTANA, EL JUEGO DE ENDER) que hace de Biaggio, uno de los personajes más divertidos y característicos que se ha visto últimamente en pantalla grande. Los tres están a la altura y ofrecen un trabajo que los hace ser grandes promesas de futuro, especialmente ARIAS, que tiene una vis cómica y un desparpajo increíbles.

En conclusión, una buena película que te hará salir del cine con una sonrisa en la boca y que recupera el espíritu de las comedias adolescentes de aventuras de los ochenta. Avisamos de que tiene visos en convertirse en una de esas películas míticas que se recordará con nostalgia en el futuro por las nuevas generaciones.

 

LO MEJOR:

  • La secuencia de percusión sobre la tubería (no digo más).
  • La interpretación de los jóvenes actores, especialmente MOISES ARIAS.
  • La atmósfera que tiene toda la película.

LO PEOR:

  • Algunos personajes adultos que rayan la sobreactuación.
  • La casa que se construyen en el bosque es demasiado perfecta y casi no nos la creemos.
  • Que no tenga prevista su distribución en España. ¿Cómo es posible?.

 

Hugo Camacho

No hay comentarios

Dejar una respuesta