Compartir

American Gods - El Palomitron

Fue la mismísima HBO la primera en interesarse en adaptar American Gods, la peculiar y aclamada novela fantástica de Neil Gaiman. La cadena intentó sacar adelante una serie tan exigente como esta hasta con tres guionistas diferentes, pero acabó abandonando el proyecto viéndolo una tarea harto difícil. Finalmente ha sido Starz quien se ha llevado el gato al agua y Amazon Prime Video la encargada de permitirnos disfrutar de ella aquí en España.

American Gods cuenta la historia de Shadow Moon (Ricky Whittle, Los 100), un presidiario que un buen día se encuentra con una buena noticia y una mala: lo sacan de prisión antes de tiempo, pero esto es debido a que su mujer Laura (Emily Browning, Sucker Punch) ha fallecido en un accidente de coche. En cuanto sale de la cárcel y pone un pie en el aeropuerto su camino se cruza con el de Mr. Wednesday (Ian McShane, recientemente en John Wick: Pacto de Sangre y Juego de tronos), un hombre bien curtido con tanto carisma como don para los chanchullos. Este le ofrece a Shadow trabajar para él, y como el hombre lo ha perdido todo acaba aceptando. Y hasta aquí podemos leer.

Ricky Whittle e Ian McShane en American Gods - El Palomitrón

El piloto de American Gods es una maravillosa adaptación que ofrece, además, algún que otro añadido que redondea la trama propuesta por Gaiman (quien está además en la producción ejecutiva de la serie). La escena del prólogo nos traslada por momentos a lo que parece un capitulo en la línea de Vikings (con la consabida sangre salpicando a cámara lenta al más puro estilo de Spartacus) para hacer una introducción muy propicia a la mitología y religión nórdicas que jugarán un papel clave en American Gods.

Empezando por Mr. Wednesday, los nombres de los personajes de la novela son una de sus características más distintivas. Prácticamente todos hacen una clara alusión a su portador o dan pistas de su representación divina. El mismo Shadow no podría ser mejor descrito que una sombra, un hombre taciturno y gris sin ninguna luz a la que aferrarse. Ricky Whittle da este perfil de manera bastante aceptable, pero a su lado Ian McShane brilla como si le hubiesen hecho el traje color vainilla de Wednesday a medida.

Yetide Badaki en American Gods - El Palomitrón

Se agradece en este primer capítulo el guiño de los rótulos escritos a pluma, que al igual que ocurría en el libro, nos informan de que está a punto de hacer aparición otra línea argumental y, con ella, algún nuevo dios. En este caso es Bilquis (Yetide Badaki). La escena protagonizada por esta versión de la reina de Saba es, probablemente, una de las más difíciles de evocar en la novela y, sin embargo, el American Gods de Starz la ha adaptado de manera impecable.

De vuelta a la ruta principal, la vida de Shadow se va tornando cada vez más onírica al encontrarse en su viaje con la personificación de un leprechaun (Pablo Schreiber), y ya casi al final del episodio con un repelente chaval en una limusina (Bruce Langley) que está muy interesado en conocer las intenciones de Mr. Wednesday. A través de este encuentro se introduce la dualidad que cimenta las bases de American Gods. Sin ánimo de adelantar nada, la jerga tecnológica del joven da bastantes pistas de su posible identidad. Porque recordad que todos los personajes que vayan pasando ante nuestros ojos representan algo o a alguien.

American Gods en El PalomitrónEn esto reside precisamente el gancho de American Gods: en saber qué próximos dioses irán apareciendo en el camino. Os avisamos de que el producto no hace discriminaciones y tan pronto podemos encontrarnos con deidades nórdicas o egipcias como con representaciones de festividades judeo-cristianas, personajes del folklore irlandés o también con “los nuevos dioses” (entre otros).

American Gods es una serie que en muchas ocasiones te deja sin saber qué pensar o qué es y hacia dónde va exactamente lo que estás viendo. Tranquilos, no estáis solos. Esta es exactamente la misma sensación de los lectores que se aventuran entre las páginas del libro en el que está basada. Starz va por buen camino. Con un primer episodio de una hora de duración que se pasa volando y que ha obtenido críticas por lo general muy positivas, American Gods ha puesto inicio a su primera temporada, que constará de ocho episodios (y, al parecer, ya ha sido renovada por una segunda). Desde luego el amplio abanico de material al que se puede acceder da para mucho.

Por nuestra parte os invitamos a verla no sin antes haceros una recomendación: no penséis en el destino y sacadle chispas al viaje.

Aitziber Polo

No hay comentarios

Dejar una respuesta