Compartir

 

alien590.jpeg

 

La semana pasada se confirmaba que 20th Century Fox, el estudio que posee los derechos de la saga ALIEN, ha dado luz verde a ALIEN 5. NEILL BLOMKAMP, a punto de estrenar CHAPPIE, será el director de la quinta entrega.

Sin duda, la noticia es buena por dos buenos motivos: por un lado la continuación de una de las sagas más populares del cine moderno, cuyos fans se cuentan por legión a lo largo y ancho del planeta; y por otro el que por fin se haya confirmado una quinta entrega y con esto comience el fin de los rumores y las informaciones poco verídicas que siempre rodean al universo ALIEN, especialmente en la red.

NEILL BLOMKAMP, que más de una vez ha reconocido que ALIENS es su película favorita, venía avisando de su interés en la serie desde hace ya tiempo a través de una serie de bocetos conceptuales del universo ALIEN publicados en sus Redes Sociales. Unos bocetos que desde el principio dispararon los rumores y las conjeturas entre todos los fans, siempre pendientes de cualquier señal, por mínima que sea, para dejar volar sus ilusiones y expectativas imaginando una cinta que por fin reconduzca la saga a las cotas de calidad que abanderaron sus dos primeras entregas. Tal fue la revuelo que se generó en torno a estos ¿inocentes? bocetos que hasta el propio H.R. GIGER, padre de la criatura más formidable y compleja de la historia del cine de ciencia ficción y horror, irrumpió en escena con unas declaraciones poco afortunadas que reconocían el buen trazo del director pero subrayaban la escasa capacidad de éste para ampliar o enriquecer una iconografía que sólo habitaba en la mente del artista suizo, fallecido el pasado mayo en zurich.

 

 

Lo que aún no está confirmado es la presencia de SIGOURNEY WEAVER. Si bien el pasado verano la actriz hablaba de su posible implicación en una nueva entrega de la franquicia dejando claro su favorable predisposición a participar en ella si esto significaba dar carpetazo a la saga, lo que aún está en el aire es su disponibilidad para participar en el proyecto. No olvidemos que SIGOURNEY WEAVER aún tiene en cartera hasta tres películas más de AVATAR, junto a JAMES CAMERON, y que se cuentan por docenas las veces que ha insinuado una nueva participación en la saga como las que ha negado categóricamente su regreso a ésta. Y es que es verdad que un buen guión podría empujar a la actriz a ponerse de nuevo en la piel de la teniente Ripley, pero, y seamos prácticos, el empujón definitivo se lo podría dar como nadie un cheque con una buena ristra de ceros, de esos que los grandes estudios extienden sin temblarles mucho el pulso cuando están convencidos de que el éxito (y rentabilidad) de un proyecto pasa por contar con un determinado actor en el reparto. Y en el caso de ALIEN 5, contar con SIGOURNEY WEAVER supone un valor seguro.

Del posible guión nada se sabe con seguridad. Ya se habla en algunos medios de que la acción podría acontecer tras los hechos narrados en PROMETHEUS 2, algo que alejaría la historia de ese final pedido por tantos fans con los xenomorfos campando a sus anchas en la tierra, y la situaría en los confines del universo. Tendremos que esperar un poquito más para ir conociendo detalles de la historia.

 

UNA SAGA IRREGULAR

Desde que en 1979 RIDLEY SCOTT presentase ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO, tanto el tono de sus secuelas como la calidad de éstas ha sido muy dispar. Sólo la secuela de JAMES CAMERON (ALIENS, 1986) contó con el unánime favor de los seguidores de la franquicia. Cuatro entregas que sólo tienen en común las diferentes visiones personales que cada uno de sus directores, los cuatro muy diferentes, han plasmado con mayor o menor acierto.

 

ALIEN, EL OCTAVO PASAJERO (RIDLEY SCOTT, 1979)

ALIEN CENA0

 

Nuestro análisis en profundidad de esta obra maestra lo podéis recuperar aquí. RIDLEY SCOTT apostó por una historia de horror en el espacio que enganchó irremediablemente al público. Una historia de supervivencia en la que la tripulación de la nostromo era cazada por un ser totalmente desconocido cuya singularidad solo era igualada por su enorme hostilidad. Si a esta cacería le sumamos una subtrama de intereses económico-militares y una gigantesca nave refinería como coto de caza para el intruso obtenemos los pilares de la cinta. El diseño de la criatura (con tres fases evolutivas) y el diseño conceptual de la producción sumaron para que ALIEN haya pasado a la historia del cine como una de las mejores cintas de ciencia ficción, horror, o las dos cosas juntas.

 

ALIENS (JAMES CAMERON, 1986)

aliens

 

A 20th Century fox le bastó leer el guión de TERMINATOR para confiar el proyecto a un joven y desconocido JAMES CAMERON, La decisión no pudo ser más acertada. CAMERON no sólo enriqueció el universo ALIEN, introduciendo nuevos datos acerca de la naturaleza de los xenomorfos (su organización colonial, la existencia de una reina, el almacenamiento masivo de sus víctimas para servir de huésped a sus futuras generaciones en los primeros estadios vitales…) sino que además se desmarcó de la obra de SCOTT para conferir a la secuela un tono marcial en que literalmente no había tiempo para que el espectador pudiese descansar. Una de las mejores cintas de acción de las últimas décadas, extraordinariamente montada y fotografiada; y beneficiada por un diseño de producción cuidado al detalle, marca de la casa del director. Una epopeya militar plagada de momentos memorables que dejó el listón demasiado alto.

 

ALIEN 3 (DAVID FINCHER, 1992)

ALIEN3

 

El descalabro era previsible. Resulta muy difícil de entender qué circuito de toma de decisiones acabó por dar forma a esta tercera entrega de la saga, que no gustó a nadie. Con ALIEN 3 es turno para un festival de desatinos en el planteamiento de las historias bastante interesante. 20th Century Fox apostó por DAVID FINCHER, un director que si bien a día de hoy goza de un prestigio fuera de toda duda, comenzó su andadura en Hollywood de la peor forma posible. Un guión desastroso desde sus primeros compases, una presión inhumana por parte de la productora y el rodillo de los fans aniquilaron esta secuela casi antes de que ésta llegara a los cines. Vista hoy en día (siempre la edición del director) la película puede subir algunos puntos si el espectador se siente indulgente, porque la verdad es que cuenta con algunas secuencias muy interesantes y muy bien resultas que ya vaticinaban el estilo visual de DAVID FINCHER, que protagonizó uno de los debuts más complicados que se recuerdan.

 

ALIEN RESURECCIÓN (JEAN-PIERRE JEUNET, 1997)

alien41

 

Y llegó el circo. el circo de JEAN-PIERRE JEUNET. Nadie, esta vez si que no, estaba preparado para este capítulo. El director de DELICATESSEN y LA CIUDAD DE LOS NIÑOS PERDIDOS firmó la entrega más bochornosa de la saga, y una de las secuelas más equivocadas en enfoque y desarrollo de la historia del cine. Recibida como una sucesión de herejías y sacrilegios por los fans de la saga (y no es para menos), ALIEN RESURECCIÓN falla en todo, algo que tampoco es nada fácil de conseguir. Plagada de situaciones delirantes e inverosímiles, la cinta se acerca más a la parodia del universo ALIEN que a cualquier otra cosa. Clonaciones imposibles, canastazos de baloncesto, un sentido del humor propio de la serie Z, carreras acuáticas, amor (¡y besos!) xenofílico… Un auténtico despropósito que sólo resultó positivo para la cinta de FINCHER, la gran beneficiada en el juego de las comparaciones de este lamentable fin de fiesta. Uno de los ejemplos más claros de cómo destrozar una franquicia de manera casi irreparable.

Con estos antecedentes, podemos esperar cualquier cosa de ALIEN 5. A los hechos nos remitimos. Pero como lo último que se debe perder es la esperanza, y a la espera de ir conociendo más datos, tendremos que confiar en que NEILL BLOMKAMP y su amor por las dos primeras entregas de la saga sea capaz de concebir una quinta entrega que haga olvidar los episodios más desafortunados de una franquicia que está ya instalada en el imaginario colectivo. Por ver está que el director pueda alejarse de su estilo visual y de sus recursos conceptuales más intrínsecos para gestar la entrega que todos esperamos.

 

 

Alfonso Caro

No hay comentarios