Compartir

 

alguien3

 

La directora y guionista PERNILLE FISCHER CHRISTENSEN, que se convirtió en una directora de culto con su ópera prima SOAP dejando boquiabiertos a cinéfilos y académicos, regresa a la gran pantalla después de EN FAMILIA y  BAILARINES con ALGUIEN A QUIEN AMAR, un drama emocional e intimista en el que un adulto reñido con la vida intenta reconciliarse con su pasado para dar sentido a una soledad que acabará siendo compartida,  donde la toma de decisiones es el argumento principal para cambiar.

Thomas Jacob, un reputado músico de fama mundial pero ajeno al mundo que le rodea y cuya vida ha sido plena pero sólo a lo que la música se refiere, regresa a Dinamarca, su país natal, para grabar un nuevo álbum reencontrándose con su hija Julie y su nieto Noa, al que ni siquiera conoce.

 

ALQUIEN A QUIEN AMRA. CRITICA. EL OTRO CINE. Cine y estrenos en El Palomitrón

 

 

MIKAEL PERSBRANDT (EL HIPNOTISTA, HAEVNEN) encarna al protagonista de esta cinta, un músico enemistado con la vida cuya voz gutural y estilo musical recuerdan  a LEONARD COHEN. Un personaje incapaz de preocuparse  por nadie que no sea él mismo, cuyo coqueteo con las drogas y todo tipo de sustancias en una época pasada le convierte en una persona nula para conectar con la gente que le rodea y mucho menos responsabilizarse de alguien. Le acompañan en este drama musical BRIGITTE HJORT SORENSEN (EL CANDIDATO, EL AMOR ESTA EN EL AIRE) encarnando a su hija Julie, una madre soltera, trabajadora  y cariñosa con su hijo Noa, interpretado por SOFUS RONNOV, que incluso siendo consciente del daño que sufrió su familia en el pasado por culpa de las drogas, cae en ellas irremediablemente, iniciándose un desenlace de consecuencias fatídicas que conducen a la película hacia un drama emocional donde los personajes deberán afrontar el siempre complicado proceso de toma de decisiones para  intentar dar un vuelco a sus vidas y que éstas salgan a flote, TRINE DYRHOM (TODO LO QUE NECESITAS ES AMOR, UN ASUNTO REAL) es Molly Moe, productora musical y amiga de Thomas cuyo apoyo psicológico y emocional es esencial para el cambio moral que deberá sufrir el protagonista si quiere encauzar su vida.

Todos los personajes cumplen su cometidos de manera trágica y nos demuestran una vez más la importancia de la interpretación en una historia de dolor y miedos donde la excelente labor del reparto se ve perfectamente complementada gracias a la música. Ambos puntos son claves para retratar perfectamente unas almas solitarias cuyos caminos se han cruzado por un  parentesco casi inexistente, creando  auténticos paisajes humanos.

 

ALQUIEN A QUIEN AMRA. CRITICA. EL OTRO CINE. Cine y estrenos en El Palomitrón

 

Porque este drama social cuya emoción fluye secuencia tras secuencia no es más que el descubrimiento del amor, la plasmación del duelo y la búsqueda del perdón,  todo ello no sería lo mismo sin una puesta en escena y unas localizaciones completamente nórdicas, donde el paisaje frio e invernal transmite una sensación impotente y heladora de unos personajes bien dibujados.

ALGUIEN A QUIEN AMAR apuesta por la tragedia humana acercándonos  a un recital interpretativo y una historia intimista sobre dos almas solitarias y perdidas que se encuentran y conectan mediante la música , donde la  búsqueda del amor es el escape de una vida vacía llegando con maestría a lo más profundo de la condición humana.

Esa búsqueda de la paz interior y el amor de unos personajes que rezuman aislamiento y que llegan a lo más profundo de la condición humana, donde los miedos a ser abandonados juegan con la frustración y la angustia propia del individuo, hacen de ALGUIEN A QUIEN AMAR una película sencilla y eficaz  digna de ser disfrutada.

 

 

LO MEJOR:

  • La galería de personajes con unas interpretaciones sublimes.
  • La atmósfera de soledad recreada tanto en la música como en la puesta en escena.
  • La gran BSO, esencial en la narración.

 

LO PEOR:

  • Su ritmo lento en parte de la cinta.

 

 

Silvia Estivill

No hay comentarios

Dejar una respuesta