Compartir

return-to-roanoke-palomitron

ATENCIÓN: Este artículo contiene spoilers del final de la 6.ª temporada de American Horror Story

American Horror Story: My Roanoke Nightmare se despide de FX con un episodio cargado de historias interconectadas que, tratando de esclarecer la historia, terminan creando más incógnitas. Un magnífico final de temporada que no ha dejado a nadie indiferente. Pero primero, situémonos.

DOS TEMPORADAS EN UNA

La temporada se dividió en dos partes: la primera, My Roanoke Nightmare, pertenece a la ficción de la historia de Shelby Miller (Sarah Paulson/Lily Rabe), Matt Miller (Cuba Gooding Jr./Andre Holland) y Lee Harris (Angela Bassett/Adina Porter) en la pesadilla vivida en Roanoke con entrevistas reales a los protagonistas; la segunda, Return to Roanoke: Three Days in Hell, se basa en el reencuentro de las personas de la historia real con los actores que les dieron vida en la pequeña pantalla.

El desarrollo de la primera parte de la serie, como hablamos en nuestras primera impresiones de esta temporada, se basa en un innovador formato (para lo que acostumbra la serie): documental “ficcionado” con dos actores para el mismo personaje. La trama va evolucionando y desemboca a mitad de la temporada con un giro radical. Aquí encontramos el primer punto a favor de My Roanoke Nightmare, a pesar de ser una decisión muy arriesgada. Arriesgada porque mezclar en una misma temporada diferentes tipos de narratividad puede complicar demasiado al espectador, acostumbrado a que la serie trate únicamente la ficción. Pero funciona.

murder-roanoke-palomitron

La segunda parte de la temporada se complica. El reencuentro de los reales Shelby, Matt y Lee con sus actores en la ficción Audrey Tindall (Shelby), Dominic Banks (Matt) y Monet Tumusiime (Lee), junto con Rory (Evan Peters), prometido de Audrey, crea un universo de convivencia más cercano al concepto Big Brother. La idea de esta segunda parte es una continuación del programa My Roanoke Nightmare, ideada por el departamento de producción, liderado por Sidney Aaron James (Cheyenne Jackson) y Diana Cross (Shannon Lucio), en pos de aprovechar el éxito que tuvo la primera. Para ello, reúnen a todos los protagonistas en la misma casa durante los tres días que dura la luna de sangre, colocando cámaras y preparando diferentes trucos para asustar a los residentes.

En esta segunda parte seguimos la acción del departamento de producción a través de una cámara al hombro, y la acción en la casa a través de las cámaras que hay instaladas en todas las habitaciones (los teléfonos móviles permiten documentar lo demás). En la casa, la estética principal de grabación es similar a la de Paranormal Activity, con grandes angulares en planos fijos colocados en puntos estratégicos de cada habitación. A esto le sumamos las cámaras de los móviles, que proporcionan una visión más subjetiva (introducen más al espectador en los acontecimientos), algo que ya hemos visto en películas como The Blair witch project (El proyecto de la bruja de Blair) o Rec. Con estos planos vemos solo lo que el personaje ve, por lo que se crea mayor tensión y angustia en el espectador.

taissa_roanoke

Según se plantea, la temporada podría haber terminado en el noveno episodio, donde tras el enfrentamiento entre las supervivientes contra la familia Polk, la acción vuelve a la casa. Paralelo a esto, unos fans de Roanoke (entre los que encontramos un pequeño cameo de Taissa Farmiga, actriz recurrente en Murder House y Coven) se adentran en los alrededores de la casa y todos mueren (quedando todo grabado). Amanece, llega la policía y Lee Harris es la única superviviente, hasta que en la bodega encuentran a Audrey Tindall, asesinada por la policía tras entrar en cólera. Con esto se cierra la historia de Roanoke.

LA ESPERADA VUELTA DE LANA WINTERS

El planteamiento narrativo del décimo episodio se centra en una convención de los protagonistas antes de la filmación de Return to Roanoke: Three Days in Hell, una serie llamada Crack’d (sensacionalismo propio de los programas de asesinatos sin resolver) y la más importante de todos: Lana Winters Special: A conversation with Lee Harris. Cada una de ellas es narrada en función de la realización propia de cada programa, es decir, la convención se graba como una convención real, el programa Crack’d mediante entrevistas, relatos y fotografías, y la entrevista de Lana Winters como se filmaría una entrevista real. En ningún momento se ficciona ningún contenido y todo lo mostrado figura ser la grabación real de cada programa. Así, nosotros asistimos como espectadores de una serie de programas diferentes que nos conectan información y nos presentan un todo.

lana_winter_special_roanoke

Como prometió Ryan Murphy, encontramos aquí la conexión entre American Horror Story: Asylum y la historia de Roanoke. Sarah Paulson reencarna su papel de Lana Winters, donde, mediante una entrevista a Lee Harris, esta intenta esclarecer su visión de lo que pasó. En el último episodio de Asylum vemos que Lana Winters es sometida a una entrevista similar. Nos plantean un lazo entre las dos, que pasaron actos traumáticos similares y que, además, son asesinas. ¿Hasta qué punto la conexión entre ambas temporadas se queda aquí o trasciende a esta simple entrevista? ¿Por qué relacionar el personaje de Lana Winters precisamente con Lee Harris en esta temporada?

lana_winter_roanoke

Las similitudes no terminan en la entrevista. A mitad de esta irrumpe a tiros el único superviviente de la familia Polk con intención de asesinar a Lee. Como veríamos en la entrevista cuatro temporadas atrás, ambas acaban con la muerte del personaje que amenaza.

CÓMO TERMINA LA HISTORIA

En el interminable cambio de narrativa de este último episodio, salimos de la entrevista de Lana Winters para adentrarnos en las imágenes de un programa llamado Spirit Chasers (Cazadores de espíritus), donde un pequeño equipo de escépticos se adentran en la mansión de Roanoke durante la luna de sangre para contactar con los espíritus.

captura-de-pantalla-2016-11-17-a-las-13-35-09

Tras la evidente muerte de todos los protagonistas de este programa y la inesperada aparición de Lee en la casa buscando, otra vez, a su hija Flora, la narración cambia y vemos casi por primera vez ficción donde Flora explica cómo quiere morir para proteger a Priscilla, el espíritu de la niña colona. Lee decide sacrificarse por su hija, y tras una explosión y la mansión llena de llamas, Flora sale de la casa como la única superviviente.

MÁS CONEXIONES ENTRE TEMPORADAS

Como confirmaban los productores de American Horror Story, la aparición de Lana Winters no era la única conexión entre esta y el resto de temporadas. La primera referencia la veríamos en la explicación del término Croatoan, utilizado por Violet Harmon (Taissa Farmiga) en la primera temporada de la serie. Conectando también Murder House, encontramos la leyenda de “Piggy Man”, que aterrorizó a uno de los pacientes del doctor Harmon en un episodio.

ladygaga_ahs_palomitron

Además, cuando se confirmó la reaparición de Lady Gaga como artista invitada, se afirmó que su papel sería fundamental para comprender la tercera temporada, Coven, interpretando en Roanoke el papel de la Suprema original. Respecto a Freak Show, explican el surgimiento de la familia Mott (Dandy Mott, interpretado por Finn Wittrock, el sarcástico, consentido y carismático asesino).

¿QUÉ VIENE DESPUÉS DE ROANOKE?

Tras la confirmación de una séptima temporada y aún sin atisbos de la posible temática, Murphy confirmaba que a partir de My Roanoke Nightmare las temporadas estarían interconectadas de forma más evidente, como ya hemos podido comprobar. Así, todas las incógnitas están en el aire.

Lo que sí podemos decir tras visualizar esta sexta temporada es que American Horror Story ha vuelto hasta el nivel de temporadas como Murder House y Asylum, reinventado sus actores fetiche y renovando la forma de representar una historia a través de puntos de vista distintos, pero interconectados, aportando una frescura nueva a una serie que todos consideraban decaída tras el fracaso de Freak Show y Hotel. Aunque arriesgada, la relación de formatos como el docureality, la entrevista o la ficción pura es fructífera. La fotografía vuelve a los contrastes desmesurados, a los ángulos imposibles, a la desaturación de los planos y la estética más creepy, sangrienta y destructiva que hacía (y vuelve a hacer) a esta serie una de las grandes referencias dentro del género de terror.

Visto lo visto, podemos decir que American Horror Story no ha hecho más que empezar.

Cristina Domínguez

No hay comentarios

Dejar una respuesta