Compartir

Ahora_y_siempre-224298052-large

 

Cada cierto tiempo, la industria cinematográfica se obsesiona por un tema y realiza un par de películas que, salvando por el reparto, la dirección y el título, bien podrían ser consideradas la misma. Muestra del detrimento de originalidad en las esferas hollywoodianas, pasó en 1998, con ARMAGEDDON y DEEP IMPACT como culminación de la obsesión por la destrucción del mundo mediante meteoritos. Pasó en 2013, con OBJETIVO: LA CASA BLANCA y ASALTO AL PODER como muestra de la obsesión artística por la destrucción de la Casa Blanca a manos de grupos terroristas. Y hoy, 2014, pasa con BAJO LA MISMA ESTRELLA y AHORA Y SIEMPRE como entrada en el peligroso e interesante campo de enfermedades terminales y relaciones sentimentales en jóvenes adolescentes.

Y es que, más allá de las carencias y clichés en los que AHORA Y SIEMPRE erra, lo que más perjudica a la británica cinta de OL PARKER es su estreno casi simultáneo y posterior al blockbuster y éxito de JOSH BOONE, y su entrada en el complejo y manido campo de películas sobre enfermedades terminales, que hacen que nos preguntemos qué nos puede ofrecer esta cinta de nuevo que no hayamos visto ya antes. Con una leucemia en estado avanzado y persistente desde hace años, Tessa (DAKOTA FANNING) trata de vivir más que de sobrevivir, cumpliendo una lista de cosas que quiere hacer antes de morir. Planificado todo para vivir sus últimos años de la forma más placentera posible, Tessa ve como su vida es totalmente revolucionada con la aparición de su vecino Adam (JEREMY IRVINE) y la relación que entre ellos comienza a surgir.

 

1

 

Conmovedora en su trama simple y tópica acerca de lo efímero de la vida y las relaciones personales bajo una descafeinada historia de amor, AHORA Y SIEMPRE convierte lo que debería ser su mayor baza en su peor error: el matiz sentimental. Teniendo mayor carga emocional y forzando el estado lacrimógeno más que la mencionada BAJO LA MISMA ESTRELLA, AHORA Y SIEMPRE no llega al éxtasis emotivo y artístico que su antecesora en cartelera logra. Y es esta manipulación de la propia producción la que se traslada al propio guión y a los personajes de la trama. La irónica Tessa se apropia continuamente del papel de reina del drama, desconsiderada y erigiéndose como sufridora en exceso e increpando al resto de caracteres de la trama su propio sufrimiento. Totalmente alejada de comprometer al espectador con su causa, es el resto de personajes como Adam o la familia de Tessa los que logran conmovernos tras la mirada de unos seres que inevitablemente esperan la pérdida de un ser querido.

Perdiendo su premisa central a menudo, el guión se pierde entre la construcción de los personajes y la elaboración de un drama solvente, de narrativa atractiva y actuaciones decentes. En este último plano, es DAKOTA FANNING la que sobresale y da una lección interpretativa en el último de sus ya numerosos papeles protagonistas. La que fuera niña prodigio se muestra contenida y camaleónica, adaptada al difícil e irascible carácter de su personaje y totalmente en sincronía con su partenaire sentimental, JEREMY IRVINE. Basado totalmente en clichés, el personaje de Adam hace poca justicia a un IRVINE que en los últimos tiempos había destacado por sus notables interpretaciones en  proyectos complejos y de envergadura, metiéndose ahora en la piel de un adolescente bobalicón y simple.

 

now-is-good-promotional-still-118

 

KAYA SCODELARIO, OLIVIA WILLIAMS o ROSE LESLIE son algunos de los actores que culminan el reparto de otra de las numerosas adaptaciones de éxitos literarios a la gran pantalla. Y son ellos los que a lo largo del metraje nos dan una idea de a lo que nos enfrentamos viendo AHORA Y SIEMPRE. En un intento de recreación de un LOVE STORY con sexo, drogas y mucho pop, la vida se nos muestra en todos sus matices como un regalo a disfrutar en todos y cada uno de los momentos. “La vida la vives o la entiendes, no las dos cosas al mismo tiempo”. Quizás merezca la pena no tratar de entender los numerosos errores y giros de esta británica producción y, como una lección de vida, hacer con ella lo que merece: vivirla.

 

 

LO MEJOR:

  • DAKOTA FANNING. Decir a estas alturas que su interpretación es destacable no es hacer mérito a lo que esta niña prodigio lleva haciendo desde hace años. Con la experiencia como mayor aval, AHORA Y SIEMPRE no destacará en su filmografía como uno de sus grandes éxitos, pero sí como una de sus grandes interpretaciones.
  • La dirección artística. Con una estética similar a la de la serie SKINS, y una de sus actrices presentes (SCODELARIO), la película sabe trasladarnos perfectamente al Brighton más puro bajo la tristeza y melancolía que sólo Gran Bretaña sabe producir y plasmar de esa forma.

LO PEOR:

  • El guión. Trasladado todo esto a la construcción de personajes, tramas, hilo narrativo y el sentido de la historia generalizado. Recurrente en clichés y excesivo en carga emocional, nos somete a una montaña rusa de turbio recurrido e incierto final.
  • Su inevitable comparación con BAJO LA MISMA ESTRELLA. Éxito mundial en ventas esta última, estrenada hace apenas una semana, será esto lo que suponga la mayor de las problemáticas de AHORA Y SIEMPRE en taquilla.

 

Lydia Martínez

No hay comentarios

Dejar una respuesta