Compartir

¿Cuántas veces se ha pronunciado la famosa frase: “las segundas partes nunca fueron buenas”? Infinidad de veces. Y en la mayoría de los casos (obviemos películas como El padrino 2) es cierto, como ocurre con Ahora me ves 2. La primera película, Ahora me ves, supuso un soplo de aire fresco para el verano de 2013; una propuesta que, a pesar de contar con una trama algo cogida por los pelos, era compensada por unas escenas de magia espectaculares y que justificaban el precio de la entrada de cine.

Ahora me ves 2 resulta ser un reflejo de lo que últimamente está pasando en Hollywood: falta de ideas y de originalidad a la hora de narrar una historia. Esta segunda parte apenas cuenta con esos espectáculos impresionantes que dejaban a uno con la boca abierta (aunque hay que destacar la escena en que intentan hacerse con un chip utilizando la magia: magistral, elegante y con un toque de humor, o uno de los trucos que ejecuta Jesse Eisenberg en la noche de Londres). Lástima que el resto de la película carezca de esta originalidad y agilidad. Esta vez los guionistas han preferido optar por una trama de acción y que hace bostezar en ciertos momentos al espectador. Realmente no importa si los jinetes serán cazados o no. Queremos ver magia, preguntarnos cómo han podido hacer ese truco y que nos maravillen con esos espectáculos de la primera parte. Ni siquiera el truco final logra encandilar al espectador.

Ahora me ves 2 repite con la mayoría de su reparto, lo cual es de agradecer. Destacan un espléndido Mark Ruffalo, un interesante Jesse Eisenberg y unos Morgan Freeman y Michael Caine que nunca defraudan. Se unen al reparto dos caras nuevas: Lizzy Caplan y Daniel Radcliffe. Lizzy Caplan interpreta a Lula, la nueva jinete, y nos ofrece una actuación correcta y muy satisfactoria (sustituye a la anterior jinete, Henley, que fue interpretada por Isla Fisher). Las sustituciones en las películas siempre son arriesgadas, pero en este caso no se echa de menos a Fisher. Lizzy Caplan aporta frescura en las situaciones y agilidad a los diálogos, y su presencia en las escenas salva algunas situaciones que, sin ella, podrían no llegar a tener la misma gracia.

La gran sorpresa resulta ser Daniel Radcliffe, que se dio a conocer como Harry Potter (mucha gente pensó que así empezaría y acabaría su carrera como actor). Aquí interpreta a Walter Mabry, un villano patético pero con el que el espectador disfrutará por esa mezcla de maldad, locura y simpatía que logra con el personaje. El malo malísimo funciona, y eso es de agradecer. Woody Harrelson interpreta magníficamente a uno de los jinetes, pero también hace el papel de uno de los malos: el hermano gemelo del personaje de Woody. Desastre total. El primogénito resulta ser un personaje cansino y excesivamente forzado que no hace ninguna gracia. Una pena, porque es un personaje del que se podría haber sacado mucho más, pero acaba cayendo en la vergüenza ajena.

Ahora me ves 2 es una película entretenida por momentos con subidas y bajadas que no la convierten en un mal blockbuster de este verano, pero sí en irregular. El espectador se cansa y desea que llegue la ansiada magia y que se deje a un lado la acción, que para eso ya está el genial e invencible Liam Neeson. Se agradecen los momentos de humor y la presencia de un reparto inigualable.

Morgan Freeman dice en un momento de la película: “Siempre hay más de lo que creemos ver”. Lamentablemente, no es el caso. Esto es lo que hay, queridos espectadores. Mucha acción y pocas nueces (perdón, magia).

 

LO MEJOR:

  • El elenco de actores.
  • La escena de la carta.

LO PEOR:

  • Su ritmo algo irregular.
  • La falta de escenas de magia.

 

Gabriela Rubio

2 Comentarios

  1. Por lo que me gustó la primera. Vale la pena ver como evoluciona el mensaje de la magia y la aventura para transmitir acción. Creo que aunque no he visto la segunda parte. Después de la crítica podré entender mejor todos los papeles.

  2. No he visto la segunda parte. Aunque sabiendo que ahora puedo entender mejor los papeles, la critica me resulta más interesante por el uso que he creido entender, y que se hace de la magia para crear espectación aunque parezca que se pierde algo de ritmo en la acción. Y en alguna ocasión se pierda la sorpresa. Me gustaría ver la segunda parte por ese motivo y seguir el guión mejor.