Compartir

Galatea Bellugi El Palomitrón

Juventud… Bendita juventud. O no. En 9 meses se nos presenta a dos quinceañeros que se encuentran ante un embarazo no deseado. Aquí comienza el dilema, aborto o no aborto (esa es la cuestión) y cómo seguir adelante con un embarazo siendo tan jóvenes. Al ser un tema bastante masticado por el cine, el espectador agradece algo de originalidad a la hora de narrar la historia.

Y esto es de lo que carece 9 meses, a diferencia de la película independiente Juno, que también nos situaba en un escenario similar pero tratando la historia de una manera distinta. Cómo olvidar ese momento en el que ella se encuentra en el centro para abortar, pero obsesionada con el comentario que acaba de escuchar: “Tu bebé ya tiene uñas”. Este pensamiento es lo que hace que no tome la decisión de abortar, enfocando la cámara lo único que ella en ese momento puede ver y escuchar a su alrededor: uñas…

Actores 9 meses El Palomitrón

9 meses (curiosamente traducida del título original Keeper) nos sitúa rápidamente, sin grandes presentaciones, en la escena en la que Mélanie comunica su embarazo a su novio Max a través de una especie de chat. Llevar a cabo una comunicación de este tipo a través de un dispositivo no hace más que reflejar intencionadamente por parte del director, Guillaume Senez, de manera fría y eficaz, la inmadurez de los jóvenes. Y no solo por esta vía utilizada, sino por sus actitudes y reacciones, que irradian irresponsabilidad por los cuatro costados. Su expresión máxima se lleva a cabo en una feria donde deciden a través de un juego el destino de su bebé.

Guillaume Senez no solo refleja la toma de decisiones de dos personas que todavía no han llegado ni siquiera a la edad de votar, sino también de los padres de él, que se hallan separados, y de la madre soltera de ella, cuya actitud no debería corresponder a una madre. La escena en la que se reúnen todos ellos es probablemente de las mejores de 9 meses, donde madre e hija se desnudan, metafóricamente hablando.

La tendencia tras el visionado de este filme no será discutir sobre si la película es buena o sobre si su guion es más o menos acertado, sino más bien qué hubiéramos hecho en su misma situación. El hecho de abordar directamente este tema puede ser ya considerado un gran logro de la película, ya que logra traspasar la pantalla y que el espectador entienda o rechace la decisión de los jóvenes.

Kacey Mottet Klein El Palomitrón

El sacrificio tiene finalmente el papel más importante en la película. Todas las decisiones tienen sus consecuencias, tanto positivas como negativas. Y el cine nos suele reflejar esta idea a través de un viaje hacia la madurez. 9 meses también demuestra de manera realista que no todas las personas están dispuestas, o preparadas, para dar ese paso. Ese paso hacia la madurez no solo se transmite a través de los actos de los personajes, sino también a través de su mirada, que va evolucionando a medida que avanza la película.

La estrella de 9 meses es, sin duda alguna, la joven Galatea Bellugi (À 14 ans), que encarna a Mélanie. Transmite verdad, dulzura y terror a través de su mirada, su voz y su sola presencia en escena. Sin desvelar nada de su final, cabe destacar un primer plano en el que la actriz, sin articular palabra, nos explica qué está pasando por su mente. No muchos actores tienen el don de explicar tanto desde el silencio. Su compañero de reparto Kacey Mottet Klein (Sister) realiza un papel correcto, pero no llega a convencer del todo, y el director le incluye en muchos de sus planos mientras buscamos la presencia de su compañera Galatea Bellugi. Hay personas que enamoran a la cámara, y no es el caso del actor elegido para este filme. Con respecto a los padres, cabe destacar la labor delante de las cámaras de la siempre convincente Catherine Salée (La vida de Adèle) y Laetitia Dosch (Un amor de verano), un personaje lleno de contradicciones que consigue interiorizar amor y rechazo y manifestarlo de manera extraordinaria.

9 meses El Palomitrón

El obstáculo principal de 9 meses es su falta de originalidad a la hora de explicar la historia. El espectador tendrá la sensación de ya haber estado en esa película, y esto, queridos, es algo que los directores deberían tener en cuenta a la hora de rodar una situación que ya ha sido llevada al cine tantas veces. 9 meses debería haber arriesgado más para pasar de ser una buena película a una obra maestra, de esas que permanecen en la retina del espectador.

Estamos ante una película correcta que logra momentos con mucha fuerza y que esconde mucha verdad, aunque esta en muchas ocasiones no nos guste. La mayor parte de las actuaciones son la clave de este filme francés, que aporta naturalidad y realismo a través de la construcción de los mismos, y genera el debate tras el visionado de qué hubiera hecho cada uno de nosotros en el lugar de los jóvenes.

LO MEJOR:

  • Galatea Bellugi y Laetitia Dosch, que brillan con luz propia.
  • La fuerza y verdad que desprende.
  • El enfoque del sacrificio y la responsabilidad.

LO PEOR:

  • Su estructura plana y su falta de originalidad (o mejor dicho, la sensación de no estar ante una película memorable).
  • La traducción de su título a nuestro idioma.

 

Gabriela Rubio

No hay comentarios

Dejar una respuesta