Compartir

 

_DSC005012

 

La sexta jornada del Festival ha arrancado con la proyección de EL REY DE LA HABANA, una cinta que ha cosechado crítica excesivamente duras. Tan duras que cuando uno se enfrenta a ella, y con todas sus debilidades, tanto ataque acaba finalmente jugando a su favor. Y es que ciertamente es un film muy irregular pero que cuenta en su haber con el trabajo totalmente novel de su protagonista y con el atrevimiento de retratar una Cuba que muy poquitas veces se ha visto en el cine. Protagonistas con los que es difícil empatizar y una resolución algo atropellada para la cinta de AGUSTÍ VILLARONGA, que finalmente ha contado en sus filas con más detractores que defensores.

 

HABANA

 

Al termino de la proyección, la necesaria rueda de prensa que arranca con incidente protagonizado por servidor, que por ir pensando en las batuecas, precioso paraje de la Sierra de Francia salmantina que todos debéis visitar al menos una vez en la vida, comete el error de pasar por delante de la cámara de TVE y aguantar a un operador de vídeo que alterado hace gala de la escasísima educación a la que el pobre habrá tenido acceso a lo largo de su vida. Anécdotas para que uno siempre tenga presente que no todo el mundo dispone de las dosis mínimas de sentido común en esta vida. Una rueda de prensa en la que el reparto estuvo muy cómodo y que no avisaba en ningún caso del fiestón que se iba a meter el equipo (vistos casi doce horas más tarde muy animados y con pocas ganas claudicar ante morfeo…).

Y entre llamada y llamada, y entre wasapp y wasapp visita fugaz al set de TCM, donde todos los días hay programadas charlas y actividades para alimentar la cinefilia de los asistentes al festival, y apaciguar el hambre de unos pocos (todo sea dicho de paso…).

 

LEJOS

 

La tarde nos reservaba una jornada llena de expectativas, en la que unas cumplieron y otras volvieron a defraudar. A las 16:30 el pase de LEJOS DEL MAR, la esperada película de IMANOL URIBE, brilló con luz propia al convertirse en el primer pase en el que el descontento de parte de la prensa propició más de una sonora carcajada ante lo que estaban viendo en pantalla. La nueva (¿última?) incursión de URIBE en el problema vasco del terrorismo no ha convencido a casi nadie, y las actuaciones de su tándem protagonista, EDUARD FERNÁNDEZ y ELENA ANAYA, no pudieron levantar una cinta que avanza en la psicología de sus personajes con tanta premura que resulta muy difícil acabar tomándosela con la seriedad que requiere.

 

NOVIA

 

Gracias a dios, el cierre de jornada estaba en manos de LA NOVIA, de PAULA ORTIZ, que cosechó el aplauso más largo y sincero de lo que llevamos de festival. La reacción de la crítica fue unánime y no es para menos, porque la joven directora firma una cinta de raza cuyo visionado resulta directamente (y literalmente) totalmente placentero. Atrevida y ejemplarmente ejecutada, LA NOVIA confirma que en nuestro cine hay mucho talento dispuesto a enamorar al público. Mortal de necesidad, la novia es poesía en imágenes. Su fuerza es incontestable y su potencia algo que dará que hablar en los próximos meses. Ojo a los Goya, feroces y todo lo que se la ponga por medio…Y sí, otra de 5 estrellas que veremos con detalle en su crítica, más adelante porque su estreno no se espera hasta diciembre.

Ahora sí, ya empieza servidor a ver el final del Festival y ya empieza servidor a sudar con la cantidad de contenido que está por generar. Que los festivales son así, muy bonitos y placenteros, pero también muy duros y exigentes.

No hay comentarios