Compartir

 

_DSC005712

 

Día complicado y un pelín amargo el de la jornada de ayer, marcada por alguna que otra sonora decepción y por esos comentarios tan pesimistas que solo pueden darse los lunes. Así algunos compañeros ya se atrevían a fustigarse pensando en el final del Festival echando una mirada al horizonte semanal. Y es que de todo hay en esta vida, y la psicología de los tiempos puede jugar malas pasadas una vez superado el primer fin de semana, una especie de pantalla virtual para algunos compañeros, que tras rebasarla comienzan a pensar en la fugacidad del tiempo. Yo personalmente lo veo todo aún muy lejos, y prometo no empezar a lamentarme hasta la tarde del miércoles:)

 

AMAMA

 

La amas o la odias. La disfrutas o la padeces. AMAMA, el film de ASIER ALTUNA, inagura la jornada cinéfila propone un onírico viaje a las entrañas de su cultura. Rechazada por algunos, casi todos reticentes a saborearla por problemas de ritmo, la verdad es que la cinta acabó convenciendo a una mayoría que no dudó en irrumpir en aplausos al término de su proyección para recordar a los más despistados que ya estaba en marcha la cuarta jornada de cine en San Sebastián.

Pero no iba a ser la única nota de la tierra AMAMA, porque justo después de la proyección tocaba entrevistar a MIGUELTXO MOLINA, co-director junto a PABLO IRABURU de la película documental MUROS, que aborda el espinoso tema (y de rabiosa actualidad) de esas fronteras de cemento que se extienden por todo el planeta. Más de 25 pasos que todos los días aniquilan la esperanza de miles de emigrantes, que escapan de la guerra, de la tiranía, del hambre o simplemente buscan reunirse con los suyos. Más de 25 pasos transitados por emigrantes que siempre comparten un sueño: la esperanza de optar a una vida mejor.

 

muros

 

MUROS nos muestra el día a día de emigrantes y vigilantes en tres fronteras, y de manera irónica recoge en sus títulos de créditos la caída del muro de Berlín, probablemente el episodio más importante de nuestra historia reciente desde el final de la II Guerra Mundial, y digo irónicamente porque pese a que todo el mundo reconoce y se emociona contemplando la imagen de un pueblo echado a la calle para, pico y maza en mano, para comenzar a construir sobre las ruinas de la vergüenza, nuestra pasividad es total a la hora de juzgar las enormes cantidades de dinero y recursos que los gobiernos dedican actualmente a fortalecer sus fronteras. Un problema, el de emigración, que promete terminar poniendo en jaque a los países desarrollados, que inexplicablemente siguen sin diseñar un política colectiva que analice este problema y actúe sobre el origen.

 

PLANTAS

 

Un poquito de vida social y otra vez rendido ante la tentación del los pintxos, y volando a visionar LA VIDA SEXUAL DE LAS PLANTAS, el segundo largometraje del chileno SEBASTIÁN BRAHM, que bucea en la mente de la mujer para construir una historia sobre las relaciones amorosas y la maternidad, todo ello economizando la información y dando mucha importancia a la vida sexual como termómetro de las relaciones. Un film que solo será disfrutado por los espectadores más observadores en el que destaca la interpretación de FRANCISCA LEWIN, auténtico motor de la propuesta.

 

hrise

 

Pero el plato fuerte del día, la chicha y la limonada, se lo tenía reservado el pase de HIGH RISE, a las 19:30. La adaptación de la novela homóloga escrita por J.G. BALLARD, que esperamos su editorial reimprima con la llegada del film, a manos de BEN WEATHLEY, uno de los directores claves del nuevo cine británico, dividió por completo a la crítica, y allí donde unos vieron una fascinante película otros (equipo éste último en el que milito con la cabeza bien alta) solo acertaron a ver un amasijo de provocaciones de andar por casa filmado con un estilo muy videoclipero que recurre al sexo para llevar al extremo sus intenciones. Estamos ya muy pasados a estas alturas si lo que busca el director es provocarnos, y también estamos muy cansados de ciertos ejercicios pretenciosos que lo único que demuestran es la ambición de algunos directores por llamar la atención centrándose en tratar de corregir con el empaque visual sus tremendas limitaciones como narradores. Así, la prometida fábula distópica se queda en eso, en un despropósito que a día de hoy solo ha conseguido ser la cinta que más abandonos ha provocado durante su proyección. Lástima no haberlos contabilizado, pero uno estaba muy ocupado pensando en sus cosas.

Va a ser complicado ver una película peor en este Festival, pero como ya nada nos sorprende, y nada es imposible, lo mejor será estar un poquito alerta:). en cualquier caso, queda aún mucho cine (del bueno) por delante.

 

Alfonso Caro

 

 

No hay comentarios