Compartir

No ha hecho falta sangre para hacerle salir del sarcófago de su fantástico castillo de Transilvania: el famoso conde no podía faltar a su cita, a la fecha que cada año desde El Palomitrón esperamos ansiosos, y mucho menos siendo el leitmotiv del 50 aniversario de la edición del Festival Internacional de Cine Fantástico de Cataluña, el Festival de Sitges, que se celebrará del 5 al 15 de octubre.

Ayer mismo la edición fue presentada como cada año por su director (durante por el momento 17 años, y esperemos que sean muchos más) Ángel Sala en la sala madrileña Berlanga junto a Eduardo Zaramella, el director institucional de Audiovisuales de la Fundación SGAE y fan del género, que un año más apuesta y colabora con este festival para reflotar a futuras estrellas del cine o a estudiantes de escuelas del sector, ya que “si no explotamos la cantera joven no hay nada que presentar; por ello hay que apoyarlos”, declaraba Sala.

Una edición la de este año muy especial, más de lo normal si cabe, y es que llega en un momento muy importante, un momento de cambio a la hora de hacer cine (series, realidad virtual presente en el Festival de la mano de Samsung Sitges Cocoon…) que encaja a la perfección con el cine tradicional y comercial. Un tipo de cine novedoso, mirando al nuevo milenio, que se incluirá este año también en Sitges. Además de coincidir con buenas noticias para el género, que en estos últimos meses está arrasando en taquilla con ejemplos claros como La llegada, Múltiple, Déjame salir, o el reciente remake de It (que estuvo a punto de ser estrenado en este aniversario, pero su cambio de fecha truncó los planes) y que lleva recaudados unos 175 millones e en el mundo en apenas una semana desde su estreno. “No hay ningún género que se acerque a él. Es un género que permanece, que está demostrado que dice algo, que siempre reivindica algo (ahí están los ejemplos de Mad Max o Joe Dante). El cine fantástico permanece y crea caminos y, sobre todo, eso es lo que vamos a celebrar en este 50 aniversario”, ha dicho el director. Junto a esta, está la noticia de que un filme de género, del mismísimo Guillermo del Toro, La forma del agua, ha roto un muro que parecía difícil de romper, el de que una cinta de género fantástico haya sido (por fin) proclamada la ganadora del Festival de Venecia de 2017. Podemos decir que el persistente amor que profesamos los que nos consideramos amantes del cine fantástico está a día de hoy empezando a ser justificado. Os lo llevamos diciendo desde hace mucho tiempo… y el tiempo siempre da la razón. Ángel Sala confirmaba también que la presente edición del festival no contaría finalmente con Blade Runner 2049 y Star Wars: Los últimos Jedi, puesto que no es nada fácil poder conseguir filmes sobre los que sus productoras y distribuidoras buscan el efecto sorpresa total y que, además, se estrenan cerca de la fecha del festival.

Sin más dilación, recopilamos lo que será el cincuentenario de uno de los mejores festivales del mundo, y no son palabras mayores si de lo que hablamos es de que profesionales de la talla del director mexicano Guillermo del Toro, como es el caso de este año, llegan a ser padrinos de sus ediciones. El cineasta, que nos ha dado cintas como El laberinto del fauno o La cumbre escarlata, “da suerte”, como bien ha dicho Sala, que ha reconocido estar muy feliz, ya que Del Toro viaja a Sitges tras haber ganado el León de Oro de Venecia con su nueva película, La forma del agua, para presentarla él mismo e inaugurar el festival. Según el propio Ángel Sala, la cinta se vaticina como la mejor película del año. Además, ha definido a Del Toro como un hombre sensible, y a su último trabajo como “un canto poético sin caer en cursilerías y rozando todo tipo de límites. Es la mejor persona que puede representar el espíritu del festival de Sitges”. Una edición en la que se remitirá al pasado, a estos 50 años de vida, que comienza la primera cita el próximo jueves 28 de septiembre con la proyección del clásico soviético Aelita, de Yakov Protazanov (1924), primer filme proyectado en los orígenes del festival y que tendrá esta vez su exhibición en el mismo formato de 35 mm en el que se proyectó en su momento.

Otra de las visitas que nos dejará impresionados será la de William Friedkin, ni más ni menos que el director de una de las cintas de terror más transgresoras en su momento y que más miedo sigue dando pasen los años que pasen: El exorcista (1973). Junto a él, visitará también Sitges el director italiano Dario Argento, quien tuvo que soportar ser vapuleado por muchos cuando estrenó Suspiria (1977), cinta ahora considerada un clásico de culto. Entre las sensaciones de esta fiesta del terror estará la visita de la actriz Susan Sarandon (a quien le ha hecho gracia que se la quiera recordar por esa faceta de su carrera), para recordarnos el filme The Rocky Horror Picture Show (1975), que se verá en la sesión golfa del próximo 7 de octubre en el Auditori del Meliá.

Frank Langella Drácula - El Palomitrón
Frank Langella como Drácula

Como decíamos, Drácula será el personaje estrella de este año, ¿y qué mejor que recordar a varios condes? En especial podremos disfrutar de la visita de Frank Langella, protagonista de la versión de 1979 de John Badham y, entre otros, también se recordará el primer largometraje que se hizo sobre la novela de Bram Stoker, el filme mudo de F. W. Murnau, Nosferatu; y cómo no, al Drácula de Coppola de 1992, protagonizado por Gary Oldman. Ya era hora de que se le rindiera un homenaje a la figura de Drácula, ya que es uno de los condes más refinados y poéticos al que le ha llegado a poner música el gran John Williams. Pero la 50 edición del festival no solo será una retrospectiva; también habrá cine nuevo, como todos los años, en la sección oficial, una sección la de este 2017 en la que predominará el terror: Mom and Dad, la cual ya ha causado sensación en Toronto y que nos presenta a un Nicolas Cage como un padre que muta y asesina a sus hijos (“aunque cosas peores se ven ahora”, ha puntualizado Sala). Asimismo, S. Craig Zahler volverá a Sitges tras llegar con su ópera prima, Bone Tomahawk, con Brawl in Cell Block 99, en la que “mezcla el western con el cine carcelario, dando la media hora más salvaje de cine norteamericano de estos tiempos”, dijo Ángel Sala.

Otro de los estrenos procedentes de Estados Unidos que se podrá ver será una nueva producción de Blumhouse (Déjame salir), un “chiste” de Atrapado en el tiempo llamado Happy Death Day (Feliz día de tu muerte). ¿Sobran explicaciones traduciendo el título, no? Otro bucle será el que traiga el debutante en el género Cho Sun-ho con A Day, un looping temporal coreano, tan de moda que Sala señalaba que hasta en los informativos con las noticias parece la tónica actual. Mon mon mon Monsters, de Giddens Ko, será una de las sorpresas de cintas modernas de este año, igual que lo será el estreno mundial de la hongkonesa The Brink. Veremos una mezcla entre el gangsterismo y la ciencia ficción en Real, rechazada por la crítica surcoreana, que el director del festival ha calificado como “una mezcla entre Nicolas Winding Refn (The Neon Demon) y el mejor thriller coreano, dándonos la última hora más pasada de vuelta (agresiva, musical…)”.

Brimstone - El Palomitrón
Brimstone

De la ración de zombis se encargarán, aparte de la habitual Zombie Walk, Les Affamés, de Robin Aubert, reinventando el fenómeno zombi en un entorno de zona rural; Coralie Fargeat, que nos removerá con la visceral Revenge, que cuenta el enfrentamiento de las mujeres contra los violadores en un contexto como el de Mad Max. Procedente del Festival de Cannes llega la húngara Jupiter’s Moon, que tratará sobre el tema de los refugiados en un tono fantástico; The Ritual demostrará los monstruos que escondemos en los bosques de Europa, y podremos ver también la noruega Thelma. El terreno ruso se lo dejaremos a Salyut-7, y Holanda brindará a los espectadores un western de terror, Brimstone, “una mezcla entre La sombra del cazador y La bruja, donde poder ver al famoso actor de Juego de tronos Kit Harington en otra faceta diferente y a Guy Pearce como el diablo. También contaremos con el nuevo trabajo del griego Yorgos Lanthimos (Langosta), The Killing of a Sacred Deer, en la Sección Oficial Fantástico. Sala dice estar orgulloso y muy contento por haber conseguido llevarlo a su festival. Por su parte, desde Latinoamérica llegará As boas maneras, la cual ha ganado el Premio Especial del Festival de Cine de Locarno.

No podía faltar uno de nuestros puntos favoritos: ¿Qué películas españolas llegarán a Sitges este año? Pues la esperada Muse, de Jaume Balagueró; el debut de Sergio G. Sánchez con Marrowbone; la gallega Dhogs o Black Hollow Cage, de Sadrac González- Perellón. Otra de las esperadas será la nueva producción de Álex de la Iglesia y Carolina Bang, Errementari, dirigida por el debutante Paul Urkijo. Habrá oportunidad para descubrir producciones de bajo presupuesto en la sección Noves Visions con la película muda Arder o con Compulsión. Otra de las sorpresas del festival será The Biggest Thing That Ever Hit Broadway.

Muse

En el apartado de documental llegará el más esperado, 78/52, de Alexandre O. Philipphe, el cual habla sobre la famosa escena de la ducha de Psicosis, de Alfred Hitchcock, y el desagradable (para todo aquel que no resista el gore) Caniba, que consiste en una historia real de un caníbal auténtico que cuenta en primer plano y con declaraciones su experiencia comiendo carne humana.

Ya anunciamos al principio la presencia de la realidad virtual gracias a Samsung con el estreno mundial de Campfire Creepers, la primera serie de terror en realidad virtual dirigida por Alexandre Aja y protagonizada por quien nos robó los sueños, Robert Englund, además de Night, Night, una ficción que tratará sobre los miedos infantiles, donde anticipamos que habrá payasos (¡y lo que nos gusta!). En cuanto al apartado de series, en la llamada por Sala “ficción serielizada” se presentará la serie de ficción española de género La zona de la mano de Movistar+, una nueva serie que juega con el terror nuclear, lo apocalíptico y lo corrupto. Por parte de la plataforma de Netflix se tendrá el honor de poner en pantalla grande una de sus películas más polémicas y de calidad de este año: la coreana Okja, y se estrenará la segunda temporada de Stranger Things, con la visita de dos de sus protagonistas, Millie Bobby Brown y Noah Schnapp (Eleven y Will, respectivamente).

Millie Bobby Brown y Noah Schnapp - El Palomitrón
Millie Bobby Brown y Noah Schnapp

El cine de animación siempre ha tenido una cabida muy relevante en Sitges, y este año no iba a ser menos con la japonesa Lu Over the Wall y Silent Voice en la sección Anima’t. Habrá también sesiones de madrugada con inmensos maratones donde podremos ver la nueva versión de Leatherface y la vuelta a la gran pantalla del muñeco Chucky con La maldición de Chucky. La muñeca Annabelle no podrá faltar tampoco al Festival con su secuela Annabelle Creation: “A la muñequita le gusta venir a Sitges: ya es la segunda vez que lo hace”), dijo entre risas Ángel Sala.

La película que clausurará el aniversario de este año será The Lodgers, una historia gótica tradicional. Todo esto y mucho más (maratones sorpresas, varios homenajes, recordar a quienes nos han dejado (George A. Romero, gran amigo de Sala que será recordado en la propia Zombie Walk, y Tobe Hopper), presentaciones de libros, encuentros con talentos, clases magistrales y muchas más sorpresas que todavía no nos han querido desvelar serán las que hagan diferente un año más a uno de nuestros festivales favoritos.

A menos de un mes de una de nuestras citas obligatorias y deseadas, en la que se verá dónde estamos y a dónde vamos en el género, solamente podemos acompañar a Sala por su trabajo fantástico y en sus palabras: “El fantástico tiene una excelente salud, así que… ¡larga vida al fantástico y larga vida a Sitges!”.

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta