Compartir

galavant portada

 

Cuando ABC anunció el estreno de mid-season de GALAVANT, fueron mucho los que se llevaron las manos a la cabeza. ¿Una comedia musical ambientada en época medieval? Parecía una propuesta abocada al fracaso, y todos nos sorprendimos de que una cadena tan blanca y familiar como ABC hubiera aprobado tal esperpento. Pero entonces, después de las descripciones oficiales, pudimos ver el primer trailer, y los recelos del principio dieron paso a una importante curiosidad: todo parecía tan loco como divertido.

El pasado domingo pudimos ver los dos primeros episodios de GALAVANT y las impresiones no han podido ser mejores; tanto que, de haberse estrenado en 2014, estamos seguros de que habría copado las listas de “lo mejor del año”. Desde El Palomitrón os queremos dar 4 razones para que os lancéis a comer palomitas disfrutando de una de las rarezas más divertidas de la actualidad televisiva:

 

galavant 1

 

  • Medievo de cartón piedra

Olvídate de JUEGO DE TRONOS y piensa más en ONCE UPON A TIME (quizá, más aun, en ONCE UPON A TIME IN WONDERLAND). Con una estética cercana a SHREK y a esa ácida crítica a los cuentos de hadas, GALAVANT le da una vuelta de tuerca a un contexto situacional mil veces visto, aportando un punto de rebeldía y picardía que le sienta de maravilla. Si juntamos el humor absurdo, el gag bien llevado y la estética medieval –no nos olvidamos de los combates de espadas, de los castillos, ni de las justas de caballeros-, obtenemos una ficción muy cachonda y sin ningún complejo. Precisamente, la grandeza de GALAVANT reside en saber desde el principio lo que quiere ofrecer: muy pocas series tienen tan clara su esencia y su identidad desde el piloto.

 

galavant 3

 

  • Duración

Si los capítulos de GLEE te parecían largos, esta es tu serie. La estructura de sitcom hace que cada uno de los capítulos de GALAVANT se quede en unos escuetos 20 minutos. Esto, sumado a que su posición en la parrilla se reduce a cuatro semanas (ABC emite dos episodios cada domingo), convierte a esta comedia en un must. Da igual que no tengas tiempo: ocho capítulos de veinte minutos se consumen más rápido que los finales de temporada de LOST.

 

  • Musical

La banda sonora de GALVANT es tan divertida que no vas a poder quitarte de la cabeza la secuencia inicial del piloto. El musical se inserta perfectamente en la historia, y todos los temas originales funcionan como diálogo y trama: nada de sintonías descontextualizadas. Bailes esperpénticos, letras con múltiples referencias y unos actores en estado de gracia (que por cierto, cantan bien) se van a unir en algunos de los momentos más originales y divertidos de la temporada televisiva. El número musical que cierra el último capítulo, “Maybe You’re Not The Worst Thing Ever”, es ya un clásico instantáneo.

 

galavant 2

 

  • Los protagonistas

Aunque la trama sea interesante, los números musicales estupendos y el humor absurdísimo, si los personajes no estuvieran a la altura, la ficción no conquistaría como lo hace. Galavant (JOSUA SASSE) es tan desastroso que conseguirá nuestra simpatía desde el principio (y también es muy guapo, para que mentir). Pero sin duda, el plato fuerte de la serie lo encontramos en el Rey Richard (TIMOTHY OMUNDSON) y Madalena (MALLORY JANSEN), que nos regalan los momentos más divertidos de los dos capítulos emitidos hasta ahora. De la compañera de Galavant todavía tenemos que saber más, porque hasta el momento lo más gracioso que tiene es el nombre (Prinseca Isabella Maria Lucia Elizabetta de Valencia).

 

galavant 4

 

Si te apetece pasarlo bien en tus ratos muertos, no lo dudes. En una temporada donde los estrenos en comedia no han sido demasiado afortunados, no se nos ocurre una ficción mejor para reunirse con los amigos y palomitear a gusto. GALAVANT golpea, vence y triunfa.

Y de regalo, el tema introductorio.

 

¿Ganas de verla? De momento se desconoce si alguna cadena española la emitirá.

 

 Ricardo Lampérez

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta