Compartir

 

Hace dos años SILVESTER STALLONE sorprendía con LOS MERCENARIOS juntando a gran parte de los tradicionales actores de acción de la época dorada del género. La película poseía un encanto especial que radicaba en su transgresión, en su transparencia, y en los aires de gamberrada  que destilaba el conjunto.

En esta segunda entrega ha sido el irregular SIMON WEST (THE MECHANIC, LARA CROFT, CON AIR) quien se ha puesto detrás de la cámara, y personalmente veo el producto final algo más flojo que la primera parte, que me sorprendió de lo lindo y me hizo pasar un rato muy entretenido y nostálgico. Ahora repiten los mismos y al elenco inicial se unen VAN DAMME (que estuvo a punto de no participar porque no quería interpretar a un malo malísimo que recibe un palizón al final de la cinta) y  CHUCK NORRIS, icono del patriotismo americano más radical; los cameos de WILLIS y ARNOLD ganan minutos, y el presupuesto, contra todo pronóstico, se contiene sin dispararse en cerca de 80 millones de dolares, casi idéntico al de la primera cinta.

 

MERCENARIOS

 

Lo que estoy seguro que no se contendrá en esta segunda entrega es la recaudación, puesto que el boca-a-boca ha hecho que acudan al cine muchos más espectadores que los que lo hicieron hace ya dos años, colocando la película a la cabeza del BOX OFFICE americano en su primer fin de semana (casi 30 millones de dolares) lo cual promete muchos beneficios a nuestro querido SLY.

 

No he notado ninguna mejora respecto a LOS MERCENARIOS. Las escenas de acción no son mejores, tampoco los escenarios, como tampoco lo es el guión, para mí, y con diferencia, lo más flojo de esta entrega. Sí he notado la pobre dirección de WEST, que cada año que pasa va a menos. La sorpresa que me inundó en la primera entrega ahora ya ha desaparecido y mis expectativas no se ven cumplidas. Me quedo, de lejos con la primera parte.

 

Como de sorpresas va el tema, lo que más me ha gustado son las actuaciones de VAN DAMME, que se come cada plano con una chulería que provoca la risa de la platea, y todas las apariciones de NORRIS, que confirman su halo de leyenda en el género de acción. No quiero olvidarme de DOLPH LUNGRED, inmenso también y divertidísimo en muchos momentos.

MERCENARIOS 2 sigue siendo una autoparodia entre amigos donde cada una de las frases homenaje a los personajes clásicos de cada uno de los actores dibujan una sonrisa en la cara del espectador, y destilan un ambiente de  cine hecho entre colegas que me recuerda mucho a los OCEAN´S de SODERBERGH

Entiendo que para futuras entregas  tendrán que cuidar más el guión y sorprender algo más si quieren mantener la fidelidad de un público nostálgico y nuevas generaciones, cada vez más exigentes.

LO MEJOR:

  • No pierde el TONO AUTOPARÓDICO de la primera entrega, lo supera.
  • La primera aparición de NORRIS.
  • VAN DAMME y cómo acaba con el único mercenario que muere en todo el metraje
  • LUNGRED y sus intentos de ligoteo  con MAGGIE

LO PEOR:

  • EL GUIÓN, muy flojo y vendido a la acción sin límites.
  • LA PELEA FINAL entre SLY  VAN DAMME. Esperaba mucho más
  • Si has visto la primera, EL FACTOR SORPRESA DESAPARECE
Compartir
Artículo anteriorUN 3D DE RISA
Artículo siguienteGRUPO 7

Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.

No hay comentarios

Dejar una respuesta