Compartir
IMG_20160524_201001
Presentación de Miguel Ángel en The Irish Rover

No todos los días conoces a un profesional que ha trabajado con Quentin Tarantino, ha recibido una llamada un viernes por la noche en su casa de Sydney Pollack o le ha dicho a Phil Collins: “No, señor Collins, así… no”. Amigos, hemos conocido a un profesional que a su espalda tiene esta y mil anécdotas más.

El pasado 25 de mayo se realizó la segunda edición de #pelisytuits, organizada por @BlogosDeOro y @silencio_sala. En este encuentro, se nos concedió la oportunidad de conocer y charlar con Miguel Ángel Poveda (@PovedaMA), un profesional del mundo de la postproducción y el doblaje que ha trabajado en más de 700 largometrajes con compañías del calibre de Universal Pictures, Disney o Dreamworks.

La cita se produjo en The Irish Rover (Av. Brasil, n.º7), un pub que agrupó a diferentes profesionales, curiosos y, sobre todo, apasionados del cine en un encuentro basado en anécdotas que nos llenaron del séptimo arte. Y os aseguramos que, cuando cuentas con un profesional como Miguel Ángel Poveda, todo el tiempo invertido es poco.

thelionking

Tras una breve presentación y una aproximación a los proyectos en los que está ahora mismo trabajando, Miguel Ángel comenzó a hablarnos de su etapa en Disney con la película El rey león (1994). Por aquellos tiempos, como comentaba, Disney estaba saliendo de una época turbulenta. Con este largometraje pretendía “volver a los orígenes“. En cuanto al doblaje, este clásico de Disney fue importantísimo no solo porque fue traducido a 32 idiomas, sino porque fue la única película que ha sido doblada al zulú.

“Un actor de doblaje solo tiene una técnica, y es la voz”.

El doblaje fue el eje clave de todo el encuentro. Es un elemento fundamental, una profesión muchas veces cuestionada pero, al fin y al cabo, indispensable. “No queremos que se hable bien del doblaje, queremos que directamente no se hable. Si no se habla de él, habremos hecho las cosas bien“. Continuamos hablando de títulos como Tarzán (1999), donde, entre risas, Miguel Ángel comentaba cómo Phil Collins era incapaz de pronunciar la letra “z” y hubo que hacer “magia” en postproducción con Pro Tools, o Pesadilla antes de Navidad (1993), donde el doblaje fue muy complicado debido al stop motion.

Pesadilla antes de Navidad (1993)Y aunque hubo muchas, no todo fueron anécdotas. También nos dio consejos a la hora de doblar o trucos que emplear para mejorar o disimular. Por ejemplo, tanto en animación como en live action (pero sobre todo en este último) se aprovechan mucho los escorzos de los personajes o los off para insertar el doblaje y darle un sentido total, llegando incluso a introducir, a veces, palabras que en el diálogo original no aparecían para darle coherencia.

“La técnica y la actitud están para ayudarnos”.

Lo fundamental es la adecuación. Partimos de que el doblaje es una mentira. Si encima está mal realizado, convertimos esa mentira en una farsa, perdiendo toda verosimilitud.

Un encuentro cargado de curiosidades de diferentes largometrajes y consejos de postproducción; un acercamiento al “detrás de las cámaras” y la importancia real que tiene en la industria. Sin duda, una velada muy enriquecedora.

 

Cristina Domínguez

No hay comentarios