Compartir

 

El documental Ciutat Morta, dirigido por Xapo Ortega y Xavier Artigas, cuenta los hechos del 4-F en Barcelona, un caso de corrupción que se ha silenciado durante años.

 

4 de febrero de 2006. Seguramente hay muchas personas a las que esta fecha no les dice nada. Un día de invierno que pasó desapercibido para ellos. Sin embargo, esa noche no sólo se truncó la vida de cuatro jóvenes. Sus familiares, amigos y las personas afectadas aun siguen luchando porque se haga justicia, una justicia en la que han dejado de creer gracias a uno de los casos de corrupción que la ciudad de Barcelona carga a su espalda. Los hechos silenciados durante años, denominados como el 4-F, se plasman a la perfección en el documental CIUTAT MORTA, un largometraje dirigido por XAVIER ARTIGAS y XAPO ORTEGA, que se hacía con el premio al Mejor Documental en el pasado Festival de Málaga.

Los directores buscaban con esta cinta sacar la luz el grave caso de corrupción y tortura, en el que cuatro personas- tres sudamericanos y la española Patricia Heras, que se suicidó en 2011-fueron acusados de intento de homicidio a un guardia urbano y condenadas por un delito que no se cometió. Dos de los detenidos, Patricia y Alfredo, ni si quiera se encontraban en el lugar de los hechos (un teatro okupado de la calle Sant Pere). Poco importaron las pruebas y evidencias que apuntaban que se trató de una maceta, caída desde la azotea donde se celebraba la fiesta, la que dejó en estado crítico al guardia urbano. Ambos fueron detenidos en un hospital cercano, simplemente por su forma de vestir.

Una crítica social y política que señala, con nombre y apellidos, responsables de un caso que ha sido silenciado durante años por parte de la clase política e incluso de la judicatura. CIUTAT MORTA, con guión de JESÚS RODRÍGUEZ y MARIANA HUIDOBRO (madre de Rodrigo Lanza, condenado la fatídica noche) encoge el alma, conmueve, emociona y abre los ojos al mundo mostrando una realidad desconocida para muchos. Como bien apuntan en el documental, ORTEGA Y ARTIGAS quisieron plasmar en las dos horas que dura la proyección, y que pasan volando, los hechos con testigos de ambas partes. Sin embargo, ni los familiares del guardia urbano, ni la parte política y policial afectada quisieron participar.

 

CONCLUSIONES

 

Como apunta el director XAPO ORTEGA, CIUTAT MORTA no se proyectará ni en salas comerciales, ni por supuesto en televisión. Sin embargo, debería ser de obligación que todo el mundo viera este documental valiente y atrevido que se atreve a gritar lo que durante años se ha tratado de silenciar. Una historia que ha marcado la vida de muchos inocentes, que seguirán luchando por poner las cosas en su sitio. De momento, cuentan con este maravilloso documental que pone los pelos de punta y demuestra que la realidad supera la ficción.

 

Ángela Ruiz

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.