Compartir

 

gente3

 

La premisa de SOMOS GENTE HONRADA ciertamente puede llevar a engaño. Dos cincuentones parados y sin expectativas de mejorar su delicada y también frustrante realidad a corto plazo se encuentran un fardo de 10 kilos de cocaína y deciden, movidos por la desesperación y la falta total de sentido común,  venderla  para obtener un desahogo rápido a todos sus problemas económicos. Decimos que esta premisa puede confundir al espectador porque si bien gracias a esta falta de sentido común nuestros protagonistas se verán envueltos en situaciones disparatadas y totalmente surrealistas, ALEJANDRO MARZOA traza y define la desesperación de estos personajes, que al final es el verdadero motor de su descerebrado plan, de una manera tan realista, cercana, y familiar, que el espectador no puede evitar olvidarse de la comedia para dejarse invadir por una sensación de desazón que abre las puertas al drama.

 

gente

 

Cuatro años de trabajo están detrás de un guion escrito por el propio ALEJANDRO y MIGUEL ÁNGEL BLANCA. Un guion que nos ofrece algunas de las escenas y diálogos más naturales en el reciente cine español.  Todos los personajes están bien definidos, así mientras Manuel y Suso  pierden el norte poniendo en marcha planes imposibles, será tarea del núcleo familiar reconducir tanta locura.

El trabajo de todos los actores es bastante bueno. PACO TOUS y MIGUEL DE LIRA tienen mucho recorrido y saben cómo transmitir con gestos y miradas. El espectador no tarda nada en empatizar con ellos. El resto del reparto les secundan muy bien, y llegados a este punto nos encanta recuperar a UNAX UGALDE, que ya había ganas de verle.

 

gente2

 

En el apartado técnico todo correcto destacando la labor en fotografía de ARNAU VALLS COLOMER, que capta la luz de Galicia con mucha precisión.

Buena carta de presentación para MARZOA, otro cachorro, junto a SOROGOYEN, NARANJO, y MONLLAÓ, de una nueva camada de talentosos directores españoles que todavía tienen mucho que decir.

 

 

LO MEJOR:

  • LA DIRECCIÓN DE ACTORES.
  • Toda la secuencia del primer intento frustrado de vender la cocaína a unos camellos de poca monta. Magistral.
  • El tratamiento de la relación de amistad entre los actores protagonistas.

 

LO PEOR:

  • MARZOA se mueve entre la comedia y el drama con tanta sutileza que los que esperan sólo comedia se sentirán perdidos.
  • Es una película corta (85´). Tan corta que lo que muchas veces echamos de menos en otras producciones, esta vez lastra el conjunto. La relación de Suso  con su hijo, y la de Luis con la hija de Manuel, no están desarrolladas por culpa de un metraje demasiado escaso, y adolecen superficialidad.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta