Compartir

 

cain

La verdad es que no se nos ocurre mejor manera para un director novel como JESÚS MONLLAÓ  que debutar como lo ha hecho en el mundo del largometraje. La ópera prima de MONLLAÓ adapta la novela querido caín, de Ignacio García-Valiño, un reto que estamos seguros ha debido de tener bastante entretenido al director y sus dos guionistas, SERGIO BARREJÓN Y DAVID VICTORI, y  condensa en imágenes la esencia del libro: La maldad.

La cinta nos presenta a Coral y Carlos, un matrimonio muy bien acomodado que atraviesa una crisis familiar provocada por su hijo Nico, un inquietante adolescente superdotado y obsesionado con el ajedrez, que manifiesta un comportamiento poco sociable con su entorno en general  y con su padre en particular, con el que prácticamente no tiene ningún tipo de comunicación. Esta situación preocupa a sus padres, que incapaces de resolver el conflicto y alarmados por la escalada de agresividad que comienza a mostrar Nico deciden contratar a un sociólogo infantil como última alternativa para tratar al chico. Julio, el sociólogo infantil, usará el ajedrez como eje de su terapia, una apuesta arriesgada donde Julio se lo jugará todo convencido de su capacidad para bucear en el interior de Nico y descubrir el origen de su conducta.

 

cain2

HIJO DE CAÍN es una película dura en la que el espectador asiste a la progresiva aniquilación de todos los personajes. En uno de los finales más desalentadores que servidor recuerda, MONLLAÓ no sólo da una lección a los personajes, sino que el propio espectador se lleva lo suyo, porque la historia, como la maldad, no engaña en ningún momento, sólo engaña la esperanza.

Todo el reparto está a la altura de la propuesta. JOSÉ CORONADO  confirma en sólo dos escenas (su abordaje a Julio en la calle lloviendo, y el encuentro final en los baños) que es uno de los mejores actores del momento, le pese a quien le pese.  DAVID SOLANS, Nico en la película, debuta como actor con un trabajo excepcional (Otro nombre para la quiniela de los Goya), MARÍA MOLINS borda su personaje y descubrimos al magnífico actor que es JULIO MANRIQUE, al que seguiremos la pista de cerca. No nos olvidamos de ABRIL GARCÍA, que encarna con mucha ternura el bien en estado puro, incorrupto, inmaculado.

 

cain 3

En el apartado técnico el espectador también está de suerte. Al magnífico argumento le acompaña un nivel técnico notable en todos sus apartados, que nos recuerda que  con un presupuesto moderado, cercano a los 2 millones ( Aún nos cuesta entender en qué se gastó ALMODÓVAR 5 millones en LOS AMANTES PASAJEROS….), pero bien planificado y controlado se pueden hacer maravillas. A destacar también la banda sonora, que potencia perfectamente la desgarradora secuencia final.

 

Una buena ocasión para hacer patria en las salas mientras disfrutamos de buen cine.

 

 

LO MEJOR:

  • Sin duda la sobrecogedora secuencia final. Una lección para todos.
  • Es un ejemplo de lo bien que se puede rodar en este país.
  • El trabajo de todos los actores y la pasión y el esfuerzo que se adivinan por parte del director. Titánico Jesús Monllao.

LO PEOR:

  • El premio ASECAN a mejor opera prima en Málaga nos supo a poco.
  • Sólo hay una pieza que no nos encaja…eso a debate:)
  • La decisión de rodarla en dos idiomas. Si bien entendemos el motivo, esto  obliga finalmente a doblar la voz de algunos personajes en su distribución nacional, privándonos de sus voces originales.

 

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta