Compartir

 

INVISIBLE0

 

El celebérrimo escritor Charles Dickens supone una fuente inagotable para la creación de películas, ya sea por las numerosas adaptaciones de sus obras literarias (HISTORIA DE DOS CIUDADES, GRANDES ESPERANZAS, o la más reciente en el tiempo OLIVER TWIST, de POLANSKI, entre otras) como por la hilarante vida que este novelista llevó. De hecho, probablemente nunca llegue a hacerse la última película basada en algún aspecto del escritor. Siempre merece la pena rescatar algún aspecto de su vida o de su obra que llevar a la gran pantalla.

En este caso, THE INVISIBLE WOMAN  se inspira en la novela homónima de Claire Tomalin que recrea la escandalosa historia de amor en la que se vio envuelto el señor Dickens (RALPH FIENNES) cuando se encontraba en la cumbre de su carrera. Este romance tuvo lugar con la joven actriz de teatro Nelly Ternan (FELICITY JONES), lo que supuso la separación del escritor de su esposa, Catherine Hogarth, tras veintidós años de matrimonio y diez hijos.

 

THE INVISIBLE WOMAN. Crítica. Cine y estrenos en El Palomitrón.

 

Se trata de la segunda vez que Ralph Fiennes se pone detrás de la cámara para mostrarnos cuál es su visión de una historia que ya podemos definir como clásica. La primera vez que el aclamado actor dirigió lo hizo adaptando la obra de Shakespeare CORIOLANUS (2011), transportando el relato a la época contemporánea en un trabajo que no cumplió las expectativas. En esta ocasión, con THE INVISIBLE WOMAN el actor, y ahora también director, no se anda con rodeos: recrea la época victoriana tal y como era entonces, sin hacer concesiones innecesarias, buscando centrar la atención del espectador en el estudio de personajes y en los acontecimientos que se dispone a contar.

Ralph Fiennes se mimetiza con un irónico y divertido Charles Dickens que vive su época dorada en éxito y popularidad, haciendo olvidar al espectador que detrás de ese sombrero de copa se encuentra el actor que encarnó al villano de la saga HARRY POTTER, al loco Gustave H. de EL GRAN HOTEL BUDAPEST o a László Almásy, de EL PACIENTE INGLÉS. Él es el protagonista indiscutible. Felicity Jones se encarga de dar vida a Nelly Ternan, amante cuya aparición en la vida del célebre escritor produjo una separación matrimonial sin precedentes para la época en la que se desarrolla la trama. Aunque el peso de la historia debería recaer en esta actriz y no en el protagonista masculino, la interpretación de Jones se queda a medio camino de lo esperado para lograr una Nelly Ternan algo plana que apenas varía la expresión de su rostro en toda la película. Junto a ellos, un reparto estelar que poco puede envidiar a otras grandes producciones. Así, uno de los personajes secundarios que tienen un gran peso en la trama es el de la madre de Nelly Ternan, interpretada por la conocida KRISTIN SCOTT THOMAS (compañera del FIENNES en la oscarizada EL PACIENTE INGLÉS, película que la sitúo en el mapa mental de muchos espectadores). Sin embargo, no todos los personajes encierran una relevancia tan importante, dando lugar a apariciones que poco aportan al guion y que despistan de la trama central que se trabaja durante toda la película.

 

THE INVISIBLE WOMAN. Crítica. Cine y estrenos en El Palomitrón.

 

Otro aspecto que también ayuda al despiste del espectador es un montaje desigual a base de flash backs que en más de una ocasionan lastran el visionado. Donde THE INVISIBLE WOMAN gana muchos enteros gracias a una cuidada y sorprendente fotografía que enmarca la trama de este romance victoriano. Prácticamente se convierte en un personaje más dando lugar a un marco paisajístico que, en muchas ocasiones, se pone al servicio de la historia. A destacar el esfuerzo en producción, que se luce con algunas localizaciones realmente hermosas como esa playa por la que Nelly Terman se obsesiona por caminar a toda prisa.

Pese a sus defectos, THE INVISIBLE WOMAN combina romance con un buen cuidado de los detalles, junto con interpretaciones, a nivel coral, que se echaban de menos en la gran pantalla.

 

 

LO MEJOR:

  • La interpretación de Ralph Fiennes en el papel de Charles Dickens.
  • La espectacular fotografía.

LO PEOR:

  • Los saltos temporales hacen que el espectador se pierda en los detalles insulsos.
  • La falta de química entre RALPH FIENNES y FELICITY JONES.

 

 

Sheyla López

No hay comentarios

Dejar una respuesta