Compartir

La música es un elemento importante y esencial en el cine y el mundo audiovisual. No concebimos el cine sin algún tipo de música, bien sea instrumental o cantada. Es un recurso que aporta infinitos sentimientos y sensaciones a la escena que se muestra. Da emotividad, humor, tristeza… La música es un cúmulo de emociones, y el cine, consciente de ello, sabe aprovecharlo. A veces, como mayor reclamo comercial, se eligen canciones ya conocidas o con cierto éxito y las añaden a las películas; otras veces se trata de temas originales. El conjunto de temas musicales utilizados en una película se denomina soundtrack. Hay canciones que ayudan a recordarlas mejor, creándose así un vínculo entre canción y película, de modo que cada vez que suenan sus notas, irremediablemente nos transportamos a las escenas más memorables.

Hoy os queremos hablar de 10 canciones que han sonado en películas de este siglo y que quizás no las habíais escuchado, o las habéis escuchado en estas cintas pero simplemente no las conocíais, y poder así separarnos un poco de las típicas listas de temas y películas que siempre aparecen.

“How Long Will I Love You” en Una cuestión de tiempo

Las comedias románticas del británico Richard Curtis destacan por un tono agradable y dulce, en el que sus personajes, por casualidades de la vida, se acaban enamorando. Su última película, Una cuestión de tiempo, usa el tema de los viajes en el tiempo para mostrar la relación de una joven pareja. En una escena de la película, se ve como ambos pasan por el metro día tras día para ir a trabajar, mientras que una banda en el subterráneo interpreta sin parar la misma canción, How Long Will I Love You? del grupo de folk-rock escocés The Waterboys, aunque en esta ocasión versionada por Jon Boden. Aun así, el resultado es bastante bueno.

“The Wind” en Casi famosos

La obra cumbre de Cameron Crowe, Casi famosos, es una combinación de road movie, drama y comedia en la que seguimos las locuras y desfases de Stillwater, una banda de segunda, en su gira por Estados Unidos. Ambientada en los años 70, cuenta con un repertorio de temas rock de la época indispensable para cualquier melómano. Una de estas canciones es The Wind, de Cat Stevens, que suena en uno de los momentos de mayor soledad y desahogo del personaje de Penny Lane, en el que baila sobre un puñado de pétalos de rosas mientras decide si debe irse con el chico que de verdad la ama o quedarse con el líder del grupo para ganar fama.

“Cowboy Song” en Eddie el Águila

En 2016 se estrenó un biopic sobre Michael “Eddie” Edwards, conocido por ser el primer británico en participar en unos Juegos Olímpicos en la categoría de salto de esquí, quedando en último lugar. Fue apodado El Águila por su forma de saltar. En la película, Hugh Jackman interpreta a Bronson Peary, un deportista olímpico retirado venido a menos que será el encargado de entrenar a Eddie. En el momento del salto de Bronson, para demostrar que aún sigue en forma, suena de fondo Cowboy Songuno de los mejores (pero a la vez olvidados) temas del grupo irlandés Thin Lizzy. Su ascendente ritmo se combina muy bien con la acción de dicho salto.

“The Big Country” en 20th Century Women

20th Century Women es un filme independiente dirigido por Mike Mills que obtuvo muy buen reconocimiento, y llegó a estar presente en los Oscar como Mejor guion original. 20th Century Women refleja muy bien el movimiento punk en los años 70 y contiene un buen mensaje feminista sobre la situación y sentimientos de tres mujeres de generaciones distintas. La mayor de las tres, Dorothea (Annette Bening), se siente algo desfasada y no es capaz de conectar con la música de la época, por lo que intenta, junto a su carpintero y compañero de piso William (Billy Crudup), ponerse al día de los grupos punk que están de moda y así poder presumir de ser “moderna” y “revolucionaria”. Pero claro, empezar con una canción de Black Flag quizás sea algo arriesgado, por lo que es mejor pasarse a los moderados Talking Heads y su Big Country.

“Colorblind” en Mommy

 Xavier Dolan es uno de los cineastas con más talento de la actualidad. Con menos de 30, ya cuenta con varias películas y premios a sus espaldas. Él en su cine siempre da mucha importancia a la música, usando normalmente la menos mainstream o convencional. A veces, la música que emplea va acompañando los sentimientos y escenas más íntimas de los personajes, produciéndose una sincronía entre ambas partes, como por ejemplo en su penúltima película, Mommy, con la canción Colorblind de los californianos Counting Crows. En esta secuencia se consigue jugar a la perfección con el lenguaje musical y cinematográfico.

“Ceremony” en María Antonieta

Al igual que Xavier Dolan, Sofía Coppola, aparte de ser una gran directora, destaca por el uso que le da a la música. Nunca ha tenido reparo en mostrar cualquier tipo de música, desde la más convencional a la más independiente, aunque a veces no sea el estilo más adecuado. Eso mismo le sucedió con el libre biopic que hizo de María Antonieta, en el que su decisión de usar canciones techno, rock o punk como Ceremony, de New Order (versión de la canción de Joy Division), en el siglo XVIII resulta bastante procrónico. No por ello estropea la ambientación de la película; todo lo contrario, la hace más potente y original.

“Pale Blue Eyes” en Adventureland

El filme Adventureland, de Greg Mottola, es una de esas películas denominadas feel-good movies, en las que se refleja el romance entre dos jóvenes empleados de un parque de atracciones en el verano de 1987. Una cinta que ya se ha convertido en un título de culto del cine indie adolescente. Uno de los detalles que la hacen diferente es su buena elección musical, compuesta por temas de rock clásico que sirven como guía del primer amor y de ese verano inolvidable en el que te encuentras a ti mismo. Lou Reed y su The Velvet Underground es uno de los grupos elegidos para abrir este romance entre los personajes de Jesse Eisenberg y Kristen Stewart con el tema Pale Blue Eyes, una de las mejores baladas de la banda de Nueva York, incluida en su tercer álbum de estudio.

 “1979″ en Al límite

El director irlandés John Carney es, posiblemente, uno de los cineastas actuales que mejor combinan el cine y la música, creando así una dualidad entre ambas artes que van de la mano. Unos años antes de ganar el Oscar a Mejor canción original y obtener reconocimiento mundial con la maravillosa Once, ya empezó a plasmar su amor por la música en sus primeros trabajos, como Al límite (On The Edge), en la que usa una selección de temas de lo más exquisitos. La película es una curiosa historia de amor ambientada en un psiquiátrico de Dublín con el tema del suicidio como telón de fondo. Uno de los mejores momentos es la escena inicial en la que un joven Cillian Murphy está haciendo de las suyas mientras suena uno de los mayores éxitos de los Smashing Pumpkins, 1979.

 “What Light” en School Rock Band (Bandslam)

Wilco es uno de los grupos más interesantes de la actualidad que se deben tener en cuenta. Se caracterizan por un estilo propio muy marcado y, a veces, muy experimental. No han tenido demasiada presencia en el cine, a pesar de que cada vez cuentan con mayor número de seguidores. Aun así podemos disfrutar de uno de sus temas, What Light, que aparece en el final de School Rock Band (Bandslam), una especie de Escuela de rock con adolescentes pero sin el peculiar humor de Richard Linklater. Siendo sinceros, lo mejor de esta cinta es ese cierre al ritmo de esta buenrollera What Light y, por supuesto, el breve pero sorprendente cameo del recordado David Bowie.

 “You Make My Dreams” en 500 días juntos

Si hubiese que elegir la película millennial por excelencia, posiblemente sea 500 días juntos. Esta comedia romántica dirigida por Marc Webb contiene un montón de referencias al cine y a la música independiente. Ya os avisamos de que la canción elegida no es ninguna de The Smiths, ya que es uno de los grupos indie más usados y escuchados (todo el mundo conoce There Is A Light That Never Goes Out). Esta vez nos hemos decantado por la canción You Make My Dreams, del dúo ochentero Hall y Oates, que podemos disfrutar en aquella escena musical del filme con un desatado Joseph-Gordon Levitt como consecuencia de ese amor tan precipitado y soñador.

Con esto cerramos esta selección de temas musicales en el cine. Como veis, el cine y la música están más unidos de lo que parece. Esperamos haberos descubierto nuevos temas, y cómo no, nuevas películas de las que podréis presumir en vuestras conversaciones más pedantes. Ahora os preguntamos a vosotros: ¿Qué otras canciones y películas añadiríais?

Aitor Gallego

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.